La Diosa de mi mañana – Eduardo Ramírez Moyano

Improvisadamente, como es la Vida cuando disfrutas del presente, en la mañana de ayer, conversando, me atraparon aquellos ojos color Mediterráneo y me olvidé de su nombre, para nadar en sus iris de encanto, entre amena conversación, jazz de fondo y delfines blancos.

¡Dios, ni un segundo pude dejar de mirarlos!

Celestes océanos que, en un punto, me hicieron perder la noción del Tiempo y del Espacio, son ahora el marco de mi canto. Porque el lienzo es tan bello, que ni el mejor pintor, creo yo, sabría jamás expresarlo.

Sinceridad mutua y presente compartido, nada más hermoso que conocerte, dime tu nombre, que de tus ojos aún no he descendido.

¡Por favor, dime tu nombre o me ahogaré!

Eduardo Ramírez Moyano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.