DÍA DEL ESCRITOR – Poesía en Órbita

HOY ES EL DÍA DEL ESCRITOR

Quiero desde estas líneas poder agradecer a cada uno de mis colegas que participan en nuestro sitio. Poesía en Órbita, quiere felicitar a todas las personas que se valen de sus letras para expresarse, que cuentan momentos de su vida, exponen historias que en cualquier caso quisiéramos que fueran ficticias, si es que no lo son. Por todo ello nuestra web se hace eco y es la habitación a la que acuden para leer y quien nos hace grandes de ese modo. Siempre les estaré agradecido colegas, leyendo nos dan identidad, ya no somos este, ese o aquella. Nuestros nombres resuenan en sus comentarios, en sus calificaciones, por eso, gracias también a los lectores.

Pero hoy día del escritor en el que se puede escribir sobre la literatura, me llena y enriquezco mi vocabulario al nombrar a mis colegas, a escritoras y escritores que hacen grande Poesía en Órbita, nuestro hogar. Siéntanse cada uno de ustedes satisfechos por su trabajo.

El poeta es quien escribe poesía, es quien transmite valores por medio de las letras, quien con ellas emociona, hace pensar, deja que cada cual las lleve a su propia situación, siempre despertando ese sentir que se aletarga con la situación de la vida.

Ustedes que leen nos necesitan y nosotros los escritores y escritoras también, haciendo de Poesía en Órbita un gran sitio donde las letras cobran vida para acoplarse a cada persona.

Hoy día especial, de otro año que sigue siendo especial; quiero agradecer y  agradezco a escritoras, escritores, poetas y poetisas del mundo, y a los que hacemos grande la web, por escribir y usar la literatura para ensalzar las letras.  

Les felicito colegas.

Agua dea mar * Susana Argueta

Silencio.

Ellos reposan.

Se han diseminado

en la fina arena gris,

del mar que los abrazó.

Antes, sedientos,

Se bebieron el cuerpo

-y el alma-,

y rozaron con los dedos

 la noche de nube y tormenta

                               que cobijó su encuentro.

Ahora,

Se vuelven

agua salada

                de hombre,

de mujer

y de mar.

DIVINA DINA -Eduardo Ramírez Moyano-

Un embrión rosa de ballena etérea me despierta a las cinco y media, todos los peces del acuario flotan por la estancia en hilera; toco la esfera de sal y me doy cuenta, van a un funeral, el del pez moteado azul turquesa. Dispongo unas luces tenues y me enciendo un cigarro con la llama del farol. Me miro y soy de color verde musgo, y es que estoy en medio del proyector de paisajes, Lorena hace sonar un chelo con gravedad incontrastable, las salamandras verdinegras chic hicieron de la quietud su estilo de vida bajo el plasma siempre apagado del atontabobos, y el jarrón con romero entre mis estructuras venusianas y mi homenaje a Lesbos pronto habrá que vaciarlo. Temo que el boggart haga alguna que otra trastada.
Prendo incienso de limón y atenúo un color de esperanza en las leds que adornan la marquesina, mientras contemplo una noche negra como el azabache, plena de algodones cárdenos rajados por nubes rojizas de filo de navaja, ni una estrella, ni Venus, ni la Luna, estampa de noche de absenta en París, decadentista…
Se escucha un avión que no vuela demasiado alto, justo en pleno fragmento preferido de Rendez-vous 2 de Jean Michael Jarre.
El hechizo de Pitia empieza a hacer efecto, pompas azuladas del mundo de las hadas brotan del cenicero, estallando en pétalos de cristal olor a fresa, entre purpurina e insectos luminosos que nunca he visto cambiando su color en cada nota del cielo. Fuentes de versos, luces de oro, incienso…

Y hoy una nueva estrella, reluciente como ninguna, brilla divina, porque en el firmamento esta noche luce el alma de mi iaia Dina.

TANGIBLE SOLEDAD – Remedios G. Tenza

TANGIBLE SOLEDAD

Al límite de lo humano.

Solo.

Improvisado suelo

dibuja mi universo.

Solo.

Perdido a la mitad

de mi vida

deshaciendo silencios,

a un paso del infierno.

Yo, vagabundo solitario

Vulnerable pasajero,

bajo un cielo azul cobalto

colisiono con incómodos

reflejos.

Mi cuerpo formado por huesos y algunos versos.

Desdibuja miradas que me llevan al abismo del submundo.

Cloacas donde vivo con ellos y mis miedos.

Lucha constante

que pierdo cada día.

Insatisfacción tangible

fusionada a mi soledad.

Remedios  G. Tenza.

DELEITE POR INTERÉS – Adelina Gimeno Navarro

DELEITE POR INTERÉS

Agudiza tus sentidos el caso que escribo

pudientes palabras que al corazón no escapan.

Interpretando expresiones e impresiones dadas

recuerdan a mis pesares y refuerzan lo leído.

Acumula la expresión de verbos en proposición de hacerlos

premonición deducida que al alma escapa.

De interés oculto y poco extenso es con ellas

con las que expreso.

Deleite para mí son, establecido protocolo que

la inquietud crea al menos; por interés.

Adelina Gimeno Navarro

Fantasía * Susana Argueta

Abro la puerta. Mi habitación está vacía. El calor me sofoca. Descalzo mis pies, el fresco del suelo me saluda y mi piel contacta la tierra.

Libero mis pechos, los dejo respirar y los toco. Demandan tus manos pero no estás aquí. Mis pezones se endurecen y el aire empieza a jadear.

Siento la leve tensión que comienza entre las piernas. Sube. Marea mi imaginación. Mi aire anhela. Oleadas de leves sensaciones retraen el roce de las sábanas de nuestro encuentro. Me traspasan. Dejan tu aroma de hombre ansioso.

El recuerdo de tu piel me envuelve y me desnuda por completo. Me recorro cual tus besos. Mis manos absorben tus ganas, a la lejanía. Insolentes. Me tocas, me abres, me acaricias, entras, profanas, embraveces, agitas, reposas, descansas.