Justicia | Alejandra Graciela

La justicia que era sorda y ciega.

Escucho con tristeza los gritos de auxilio.

Vio la sangre de los caídos.

Escucho vivamente el llanto del hijo.

La justicia que antes era blanca, se volvió negra.

La justicia que antes no distinguía los colores, empezó a tener preferencias.

La justicia que antes no sabia de dinero, ahora solo acepta dólares.

Y ahora donde quedo la justicia sorda y ciega.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .