Besos para un día de amor * Susana Argueta

Callaste,

y tu boca,

pródiga,

se desparramó en besos

esos que saben a espera

y huelen a infancia;

besos de mañana recién despierta

y de una tarde soleada;

besos de café recién hecho,

de pies descalzos a la orilla del mar;

besos de amanecer despeinado,

de horizonte azul

y de dos manos que se tocan,

de la primera vez

-y la última-

y la siguiente;

besos de ojos indiscretos

y labios rojos que esperan,

húmedos y sabrosos;

besos de lengua entrometida,

de años guardados,

Tus besos ¡qué besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .