Dichoso Alzheimer

Todos los días igual. La más tremenda desesperación se cernía sobre esta vida que hacía tiempo que había dejado de vivir. Todo lo que veía cuando abría los ojos me resultaba desconocido, tal vez ligeramente familiar, pero extraño.

Y esas personas. Se empeñaban en mirarme como si fueran algo mío, como si me conocieran, poniendo voces infantiles… y yo solo las miraba ¿qué narices querían? No sabía qué esperaban de mi pero, me había acostumbrado a mirarlas… y pasar de ellas.

Y llegaron.

—Mamá, soy yo Marta.

—Hace tiempo que no sabe quiénes somos Verónica.

—Lo sé. ¡Dichoso Alzheimer!

2 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Genista77 dice:

      Gracias Pippo. Un placer como siempre tenerte por mis historias.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .