A CARLA

  A CARLA   ¡Ay, Carla, dieciséis primaveras, primer verdor que ilumina la Tierra entera! ¡Cien Cielos yo daría por un minuto junto a tu vera! ¡Oh, niña risueña, de carrillos colorados y sonrisa cándida de alma buena, aura de Universo de cuento y mirada que atrapó mi sinrazón, para embriagar mis sentidos y, entre…

DENTRO DE TU AVATAR

  DENTRO DE TU AVATAR   Vuelvo a estar dentro de tu avatar, princesa del bien y del mal, cuando la inmensidad del cielo no es más que otra parcela del mar, reflejo marmóreo de un Dios corpóreo y crepuscular, para sumergirme de pleno en tu abismo vaginal y en tus interiores floridos de coral…

¡AHORA!

  ¡AHORA!   ¡Sí, lo prohibido es mi bioma, cada vez que entre los cortinajes te asomas, divina hija de la aurora! ¡ hagámoslo ahora!, que nos miran los vecinos como si fuéramos su droga, ¿para qué una alcoba?, ¡que nos vean todos! Copulemos ante el mundo cuales perros sordos, ¡venga, nena, que me inflamas…

EN LA ORILLA

  EN LA ORILLA   Tu traje de vestir rojo transparente, que mi alma en lujuria envuelve, si es que te ves desnuda como un regalo de la suerte, que cualquier mortal deseara poseerte, oh, bello duende, de tez clara y ojos celestes; junto a la barca, te deshaces de las bragas y me invitas…

RIMAS EN FLOR MARINA

RIMAS EN FLOR MARINA Entre algas verdosas y peces blanquísimos, contemplo tu piel hermosa de cobrizos rizos, colinas por senos y curvas del delito, medias de seda como tu ombligo, abierta de piernas en puro vicio, lunares y perlas, turquesa es el lecho donde me desvisto, tú ya lo has hecho, sirena pelirroja de mi…

VÍSPERA

  VÍSPERA   Aire muy frío en el tuétano de los huesos, médula contraída, corriente húmeda del mediterráneo en el Invierno. Vísperas de navidad, decoración en millares de cada local. Cena de amigos en hermandad, perfume de fruta, tabaco de liar… Conversaciones púrpuras y medias donde mirar. Senos turgentes en el ambiente más intelectual y…

LA PASARELA

  LA PASARELA Envuelta únicamente en tus medias de rejilla, te me hacías tan mágica y sabrosa, que de tus pezones a cada felina mirada, el cielo se me paraba. Entonces, a la luz lasciva de una enorme luna llena, comenzaste el juego de los bikinis, ¡Dios, tu cuerpo perfecto mutando de ropa en ardiente…

A VERO

  A VERO   ¡Dios! Creo que aún no he despertado y estoy soñando en el Olimpo con Afrodita, sobre los mares mi mente delira en verdad la beldad de tu torso de lado, sonrisa de ángel elevado, mientras arde la tarde de un Agosto cansado, hija de Vesta, de jazz es la orquesta, eres…