ECOS -Alejandra Graciela

Apenas se oyó un eco audible el cual parecía un corazón rompiéndose.
Ecos de promesas que no se cumplieron.
Ecos de palabras que hirieron.
Ecos de te quiero aplastados.
Ecos de música dedicada.
Ecos de cartas estropeadas a mano.
Ecos de miradas furtivas.
Ecos de pequeñas tonterías.
Todo a nuestro paso se va destruyendo y esos pequeños gritos que dicen que nos merecemos se van volviendo solo ecos de un amor que jamás se lograría.
Alejandra Graciela