De 7 a 7: Indefinición de la esperanza… –Daniel Olivares Viniegra–

           Un amanecer y una noche…      ¿A qué te sabe el viento?        Siempre esperas a que el sol te dé                                   la cara      y a que el desvelo      te transforme el suelo      (suave que te soporta      molesto de tanta hartura      gris arriba y abajo)     …

A VERO

  A VERO   ¡Dios! Creo que aún no he despertado y estoy soñando en el Olimpo con Afrodita, sobre los mares mi mente delira en verdad la beldad de tu torso de lado, sonrisa de ángel elevado, mientras arde la tarde de un Agosto cansado, hija de Vesta, de jazz es la orquesta, eres…

ELOGIO AL SOL

  ELOGIO AL SOL   He vencido a otra noche en este delirio de aguantar despierto, vertiendo de ensueños un derroche que de día se dicen cuerdos… Por ver amanecer, paladeo ya mi templado café, de las manos vírgenes de las hijas del Sol, y aderezado por las bacantes hijas de Bromio. Necesito incienso, ¡Dios!,…

(G)ajos del oficio… –Daniel Olivares Viniegra–

Las palabras se confunden. Juegan a desjugar lúdicamente/aburridas hacen cas… …ca das… razas rezas rizas / risas, rozas, (rosas), rusas, riman sin/sentidos: satleuv al sever: palindromizan: “al amar bala, palabra mala”. Se quejan, se des-dizen silabean /si-bi-lan-tes cacofónicas, se subrayan a sí mismas y no se a(ca)(v)an Se despiden… pero siempre quedan ecos ee cc oo…

LARGOS DE CÓRNEA

  LARGOS DE CÓRNEA    Ojos de Isla era una mujer, una mujer que gustaba de la sonrisa, una sonrisa que se sabía feliz.  Ojos Esquivos era un hombre, un hombre que esperaba hallarse, un destino que esperaba ser hallado.  El aire era una carta al compás del viento de sus palabras. Sus rostros eran…