Penitencia

PENITENCIA Se escucharán los aullidos que al silencio de la noche lance mi cuerpo maldito para cumplir el castigo que merezco por vivir, mientras me fumo la niebla que me recorre las venas y la convierto en silencios disfrazados de alaridos que volarán con el viento hasta que mis propios oídos dejen de una vez…