Amar-te

Y no podría.

No podría expresarte todo lo que yo ahora siento,

porque no existen palabras

que se guarden en el cielo.

Las escribo en las nubes,

se las susurro al viento,

y la lluvia las derrama

y me inundan, y me empapan,

y se pierden en la arena que sin piedad se las traga.

Y no podría, no.

No podría recitarte al oído un te quiero,

un te amo vida mía,

un por tu amor yo me muero,

porque no existen palabras para un amor sincero.

No existe un te lo digo,

existe un ser, un lo siento,

una mano que acaricia,

unos labios que te empapan de la dulzura del beso.

Existe la piel que siente

y el candor de lo sincero,

y  por eso vida mía,

y por eso yo te quiero no solo por las palabras

que esas se las lleva el viento,

sino por esos detalles de tu atención y tu celo,

de tu paciencia que incita a amarte con mil denuedos.

Porque te quiero en mi vida,

porque te quiero sin techos y sin puertas, sin medidas,

solamente… yo te quiero.

Y te miraba

 

Y te miraba.

Tu rostro me reflejaba

mientras todo fluía alrededor

como fluye el agua del arroyo,

como fluye la corriente del río

del agua que va hacia el mar.

 

Y te miraba,

en tus ojos todo transcurría,

pasaba el tiempo y se paraba,

pasaba todo alrededor

y se paraba al encontrarse

tu pupila en la mía.

 

Y te miraba,

lavabas mi conciencia de cualquier pecado,

limpiabas mis recuerdos con tu bondad;

no existía el bueno, no existía el malo,

solo circunstancias y trivialidad.

 

Y te miraba,

y eras el sueño que siempre hube soñado,

la transformación de una irrealidad,

la presencia humana de una alegoría,

la encarnación del deseo,

de todo lo soñado y anhelado,

de todo lo perfecto y de la verdad.

 

Y te miraba,

porque yo era tú,

y tú…siempre habías sido yo.

POEMAS EN MI CUERPO- M.Carmen Martín Mendoza

POEMAS EN MI CUERPO
 
 
Utilizando tus manos
guiadas por mi pasión
hoy escribirás en mi cuerpo
bellos poemas de amor
 
Un soneto en cada seno
un quinteto en mi espalda
y todas las rimas de Bécquer
en el centro de mi alma.
 
Una oda en cada ojo
un romance en mi mirada
un pareado en cada hombro
y una décima en mi cara.
 
Cual poeta enamorado
en cúlmen de inspiración
escribirás en mi cuerpo
bellos poemas de amor.
 
Marcamar

Tu camisa

Me puse tu camisa

después de haberte amado.

Debajo mi piel desnuda acariciaba

la tibia tela que te había cubierto.

Tu aroma impregnaba mis poros,

tu calor calentaba mi deseo de ti

y volví a desear el fulgor de tu fuego,

la pasión de mi amado,

los besos sabor a noche de sueños dulces,

de tibias frutas prohibidas en nuestros labios.

Volví a desear sentir la música de tu deseo

rozando mis tímpanos,

susurrando gemidos,

anhelando mi tibio cuerpo que buscaba tus manos,

que danzaba en tus brazos,

que bañaba de ansias los segundos vividos,

que gozaba el deseo

y se entregaba a tu cuerpo enlazando caricias

y embebiendo tus besos

con las ansias gloriosas que emborracha el anhelo.

Volví a desearte.

Volví a estremecerme al mirarte durmiendo.

Volví a relamer mis labios al contemplarte desnudo,

y solo…

solo dejé resbalar tu camisa de mis hombros al suelo,

solo caminé despacio anticipando tu encuentro,

solo me acerqué a tu oído…

solo te besé despacio…

solo me fundí contigo…

y solo…

solo fuimos uno tú y yo

y solo… solo te amé …

y te amo.

 

Una Carta A Un Amor Inesperado; – Yaretzy Saavedra

Extraño eso…

Eso que te hacía sonreír y mirar el cielo.
Eso que cada vez me alentaba más a acercarme y tocar tu alma.

Imaginar el simple echo de tenerte cerca cimbraba mi cuerpo, y más que nada, mi alma.

Me alentabas a querer más de lo que en el mundo se puede tener, que parecía no había límites.

Cuando te abrías a mí, dando cada sentimiento, parecía imparable el echo de que todo terminara.
Realmente podría comparar lo que sentía, como un campo de Gazanias que se abrían frente al sol solo con sentir tu mirada sobre mi.

Era tan inefable lo que sentía. Podía a ver jurado que enloquecía, que era más de lo que la vida daba.

Cada mañana que miraba tú cabello tan desgarbado, y ese caminar tan seguro, me preguntaba si la realidad me estaba dando un obsequio.

Podía persivir que la resistencia, no era por inteligencia.

No me resistía, dejaba que todo fluyera como agua en río. Pero mi inteligencia me gritaba que dañarías el corazón del pobre ser dentro de mi cuerpo.

Clave para todo… El corazón no deja que escuches a tu inteligencia hasta que sabes que no hay nada más que hacer, solo fluir.

SUENAS BREVE

Suena breve…
Pocas letras, corto texto, escueto.
Suena breve…
Conciso, directo, con sentido, sin verso.
Suena breve…
Con aroma a primavera, verano y olor a otoños e inviernos fríos.
Suena breve
Al comenzar el año nuevo y si con Kigo te leo.
Suena breve…
Con tu fugaz lectura me enseñas y agradecida te expreso.
Suena breve…
Cumpliendo con tu métrica de 5,7,5 te haces grande.
Siempre en la inmensidad de las historias sonará breve el pequeño Haiku.
Breve sonará
Con facilidad lee
Que Haiku será

©Adelina GN

SOY TUYA

El frío cala mis huesos, estoy acurrucada frente a ti, todavía tengo sueño

Espero que la inspiración aparezca

La llamo fuerte, obedece, le digo, ahora no abandones tu casa

Estoy triste, le digo, quisiera haber despertado contigo

La experiencia me lo impidió, nunca será tarde para seguir

Las horas permanecen, el momento esta ahí, te busco y te encuentro

Siempre tuya, atenta a tu mandato, déjame querer y será poder

Tuya siempre literatura, amalgama de letras, de inspiración

Llenar siempre mi vida, que toda ella es, un poema.

Adelina GN