LETRAS DE MUJER- Gema Lutgarda E. López

Gema Lutgarda E. López
“Su único anhelo: dejarse llevar por la magia de las palabras y contagiar con ella a todo aquél que comparta tan grandiosa pasión”
Amigos hoy recuerdo estas palabras que un día vi escritas por la escritora de novela romántica entre otras, Gema Lutgarda.
Ella la mujer a la que dedico mis letras nació en Málaga; provincia andaluza del sur de España en el año 1976. Desde muy pequeña, demostró un gran amor por las letras. Estudió educación infantil en un instituto profesional; sin embargo, los avatares de la vida la condujeron después a desarrollarse laboralmente en ámbitos muy alejados de la docencia infantil. Un dato a destacar en su trayectoria literaria: ALGUNAS GOTAS DE SANGRE Y UN PAR DE TACONES es de autoría compartida con la escritora argentina Andrea V. Luna, de la cual en sus propias palabras expresa: Para mí no hay honor más grande que haber compartido letras con ella, mi madrina y maestra.
El honor esta vez también es el de una servidora, pues conozco a Gema la escritora, a Gema la mujer y sobre todo me enorgullezco al recalcar que también conozco a Gema la amiga.
Hoy estoy escribiendo de una escritora muy actual, como dije esta sección traería a Poesía en Órbita, a mujeres de la literatura, del ayer, del hoy y de lo que no tengo la menor duda es que al nombrar a Gema Lutgarda le estoy dando a mis letras la oportunidad de que queden escritas para el futuro.
Con toda tranquilidad os puedo recomendar sus libros, os van a gustar y os atraparán, los encontraréis en Amazon
De igual forma, sus personajes pedían a gritos volar hacia la libertad: empujando sus manos, llamando a la tinta, para ser plasmados en aquel albar impoluto de ese papel que incansable, reclamaba vida.
Y así lo hizo, buscando la sonrisa, el sosiego, las lágrimas, la emoción y el amor que sus escritos en otros hálitos pudieran causar.
Y con estas últimas palabras que fueron en su día expresadas por su autora, me despido. La definen como es gran mujer, gran escritora y extraordinaria amiga. Y a la que agradeceré eternamente el trato recibido.
Muchas gracias por leer en Poesía en Órbita, por darle vida a esta sección Letras de Mujer y sobre todo por leer.
¿Sabéis que si nos leéis, nos proporcionáis identidad?
Adelina GN

FB_IMG_1561258508539

LETRAS DE MUJER- George Sand

George Sand
Hacéis bien si volvéis a poner atención en el nombre que da título a la mujer escritora que protagoniza hoy la sección. Ya que si buscáis de su vida como Aurore Dupin no encontrarías a la escritora, difícilmente se diría de ella que fue una de aquellas mujeres y de las que tanto hablamos en LETRAS DE MUJER.
Venimos hablando y mostrando a las mujeres escritoras, sus penumbras y controversias, su caminar por este mundo sorteando literalmente todos aquellos obstáculos que tenía ser mujer y escritora. Los que por suerte han ido desapareciendo dejando paso al género femenino que al menos no tiene que esconderse bajo indumentaria masculina como fue el caso de George Sand.
En su educación se mezclaba la clase media de su madre con la aristocracia de la que descendía su padre. Nacida en París siempre atendía al nombre de Aurore. Fue criada por su abuela en Francia en aquel lugar que luego sería el escenario de varias de sus novelas. Nohant conservaba sus recuerdos de la infancia siendo aquel el supuesto motivo por el cual Aurore lo adaptó a sus letras. Allí murió a la edad de setenta y un años, mostrando su belleza en los escritos que realizó con su nombre de escritor George Sand. Este es el apellido que usó como seudónimo también posiblemente tomado de la escritora Jules Sandeau que colaboró con ella en su primera novela Rosa y Blanca.
Son muchos los datos y fechas que adornan la biografía de esta y otras escritoras, pero si estáis siguiendo en nuestra página esta sección habréis leído que en ella no queremos basarnos en la descripción que de ellas hace Internet. Poesía en Órbita quiere ser diferente, quiere acercar a los lectores a la mujer convertida seguramente en escritora, por las circunstancias de una particular vida. La peculiaridad que una servidora ha visto en la lectura sobre Aurore para realizar el trabajo ha sido el que nombro al principio. Tan complicadas eventualidades surgieron en la vida de la escritora que su masculinidad tuvo que llevarla al extremo que observamos en la imagen que aportamos.
Con solo dieciocho años Aurore se casó con el barón Casimir Dudevant y seis años después la joven ya le había dado dos primogénitos. Tres años después de haber dado a luz a su segundo hijo la escritora se separó del padre de estos y se marchó a París con los niños. Fue a raíz de aquella separación cuando comenzaría a usar aquella indumentaria masculina con mucha más predilección que la femenina. Podemos pensar infinidad de motivos para aquella actitud de Aurore, pero sin duda cada mente es un mundo y no deberíamos juzgar eso, mejor criticar que tuviese que vestirse de hombre para poder asistir a reuniones sobre literatura y enriquecer sus conocimientos, vestida o no, a la fuerza, como un hombre.
Se le relacionó sentimentalmente con Alfred de Musset y Frédéric Chopin y entre sus amistades un gran elenco de hombres que son nombrados en esta parte de su biografía: Franz Liszt, Eugene de La Croix, Heinrich Heine, Víctor Hugo, Honoré de Balzac, Julio Verne y Gustavo Flaubert.
Leyendo estos nombres de peso pensemos que George Sand eligiese la ropa masculina para moverse libremente por lugares que nunca hubiese podido frecuentar siendo en todo su esplendor la mujer que era y que a causa de ello perdió.
Otro tópico de la sección es no relatar las obras de la escritora que son muchas y de mucho éxito, tanto como obras de teatro y autobiografías. A su obra se suman escritos acerca de críticas literarias a políticos.
Pero para saber de todo esto os emplazamos de nuevo a que busquéis sobre George Sand su vida y su peculiar disfraz que usó para convertirse en un gran escritor del siglo XIX. No me cabe la menor duda de que después de leer a fondo su vida le hubiese gustado pasar a la historia, por su indumentaria masculina, pero llamándose Aurore Dupin.

Adelina GN

descarga

LETRAS DE MUJER- Gloria Fuertes

Gloria Fuertes

Nuestro espacio se viste de ingenuidad, la infancia tiene un sentido diferente si vamos a dedicar estas líneas a una de las grandes escritoras para niños.
Incluida en la Generación de los 50. La escritora avanzó en el mundo de la poesía reforzando su carrera literaria a partir de 1970 por su colaboración en programas de televisión, tratando la poesía para jóvenes y niños.
Defendiendo con su poesía la igualdad entre mujeres y hombres, la paz como motivo de armonía y el medio ambiente.
Nuestra maestra en la poesía nació en Madrid (España) en el barrio de Lavapiés y dejó de respirar cuando contaba con 81 años en el mismo Madrid que la había visto nacer. He escogido esa frase para decir que murió porque un cáncer de pulmón fue la causa de su muerte.
En este preciso instante he encendido un cigarro, he pensado en Gloria en la escritora. En todas aquellas noches que el tal vicio la condicionaba a relajarse, de igual modo que nos ocurre a muchos. Me he puesto en su piel y aunque no sea indispensable, reconozco que con la noche y la inspiración se da un delirio extremo en el que todo se magnetiza. Necesitando llevar al borde de lo máximo cualquier cosa.
Gloria acudió al instituto obteniendo diplomas en taquigrafía y mecanografía. Mostrando interés a la escritura desde muy corta edad, cinco años, donde ya ilustraba sus propios escritos, cuentos y poesías.
Aunque su familia no era partidaria de que la niña tuviese esa afición tan negada para las mujeres en aquellos años. Ella siguió formándose en el mágico mundo que encontró en la escritura. A sus catorce años fue editado su primer poema: Niñez, Juventud, Vejez.
En palabras de la propia poetisa leemos este párrafo que contestaba cuando le preguntaron por la cuestión familiar y su afición a la literatura.
“Cuando mi madre me veía con un libro, me pegaba. Nadie de mi familia me dijo nunca “escribe, hija, escribe, que lo haces bien…”. Nadie. No tengo nada que agradecer a mi familia. Pero cuando se quiere una cosa, aunque tu familia no te ayude, se consigue. Si vales de verdad y quieres algo con todas tus ganas, sales adelante seguro”
Palabras que seguramente le dolieron al decirlas, sin lugar a dudas hechos que la marcaron desde muy niña. Es doloroso que no empaticen contigo cuando muestras, no importa a que edad, una afición por cualquier cosa. Siempre te lo preguntas, pero la poeta de niños nunca dejó de lado lo que le daba vida.
No sé vosotros, pero yo al leer las palabras dedicadas a su familia, lo hice recreando estás en su particular voz, en su forma tan personal de hablar.
La mujer que escribía poesía lo hacía desde la ingenuidad, desde aquella personal forma de escribir. Parecía que a nadie le gustaba su manera de exteriorizar sus sentimientos. Los que nunca ocultó, estando enamorada de dos hombre, su gran amor fue una mujer. Con la que estuvo unida quince años.
Gloria nunca ocultó su lesbianismo, y aunque no hablaba de ello, cuando lo hacía decía: me nombraron patrona de los amores prohibidos”.[5]
Un amplio abanico de premios engordan su bibliografía, una carrera nada fácil desde su infancia, como ya hemos leído se muestra en su biografía. Tan extensa que me es imposible mostrar, pero os invito a qué busquéis en la Wikipedia y leáis sobre está gran mujer. De la cual he querido relatar aspectos mas personales de su vida.
Y dejar que sea la propia escritora y poetisa la que termine esta nueva entrega de LETRAS DE MUJER en Poesía en Órbita. Palabras con las que se definió en una de sus obras…
“Gloria Fuertes se retrató en su poesía autobiográfica como solitaria, religiosa, lesbiana, enamoradiza, soltera, feminista, fumadora empedernida, pacifista, castiza y poeta.[6][5]”

Adelina GN

Gloria_Fuertes_MoonMagazine

 

LETRAS DE MUJER- Sta Teresa de Jesús

SANTA TERESA DE JESÚS
Teresa Sánchez de Cepada y Ahumada fue la fundadora de la Orden de Carmelitas Descalzos.
Proclamada por el Papa Pablo VI doctora de la iglesia católica en 1970.
Nació en Ávila y murió a la edad de 67 años, siendo canonizada cuarenta años después por Gregorio XV
Fue considerada una de las grandes maestras de la vida espiritual de la iglesia.
Así como la cumbre de la mística experimental cristiana.
Y ahora partiendo del título de su obra: OBRAS COMPLETAS DE SANTA TERESA DE JESÚS
Seguiremos escribiendo de la mujer escritora que fue santa Teresa. Su padre Alonso era muy aficionado a la lectura y fue con sus libros romanceros y sus prácticas piadosas el que comenzó a despertar la inteligencia y el corazón de una pequeña Teresa que ya a la edad de seis años se aficionó a aquellas lecturas.
Según ella misma dejó dicho en sus escritos destinados a su confesor y que constan en uno de sus libros, siempre desde sus primeros años mostró un talante impulsivo y apasionado. Por lo que en sus lecturas proporcionadas por su progenitor usaba mucho la imaginación idealizando cualquier lectura.
De todo aquello que quedó muy dentro de Teresa, decidió sufrir martirio y junto con su hermano Rodrigo, fueron a otras tierras en las que sufriendo y pasando penalidades querían encontrar la muerte.
Fue su tío quien los trajo de nuevo a casa y viendo los hermanos que no podían llevar a cabo aquel sacrificio, se convirtieron en ermitaños.
Y en aquellas condiciones de retiro voluntario Teresa escribió…
“En una huerta que había en casa, procurábamos como podíamos, hacer ermitas, poniendo unas piedrecitas, que luego se nos caían, y así no hallábamos remedio en nada para nuestro deseo… Hacía (yo) limosna como podía, y podía poco. Procuraba soledad para rezar mis devociones, que eran hartas, en especial el rosario… Gustaba (yo) mucho cuando jugaba con otras niñas, hacer monasterios cómo que éramos monjas”
Teresa perdió a su madre cuando sólo tenía 13 años aquel trauma familiar hizo que sus hermanos abandonasen el hogar y por decisión de su padre la joven que luego sería con los años una mujer mística y entregada a la religión, ingreso en un colegio de monjas.
Con una salud muy quebradiza la joven salió del colegio para ir a vivir con su hermana María y su marido.
Teresa llegó a decirle a su padre que quería ser monja, ya que así estaría retirada del mundo sintiendo y recibiendo cualquier sufrimiento sola.
Su salud empeoraba, sufría muchos mareos con posteriores desmayos, se llegó a tener por su vida, incluso quedó paralítica durante dos años, dicho por ella misma, no podía mover ni un dedo.
Tras entrar en el convento sufrió una cardiopatía grave, perdiendo su jovialidad, su consagración a Dios fue radical por lo que su oración sencilla se convirtió en una oración sistemática.
Tanto dolor la llevaron a escribir de aquellos días…

“Quedé de estos cuatro días de paroxismo de manera que solo el Señor puede saber los incomportables tormentos que sentía en mí: la lengua hecha pedazos de mordida; la garganta, de no haber pasado nada y de la gran flaqueza que me ahogaba, que aun el agua no podía pasar; todo me parecía estaba descoyuntada; con grandísimo desatino en la cabeza; toda encogida, hecha un ovillo […] sin poderme menear, ni brazo ni pie ni mano ni cabeza, más que si estuviese muerta, si no me meneaban; sólo un dedo me parecía poder menear de la mano derecha. […] En una sábana, una de un cabo y otra de otro, me meneaban”

Temiendo que el convento fuese la causa de sus males su padre la sacó de allí y en aquel viaje de vuelta a casa su tío la obsequió con el “Tercer
Abecedario” espiritual de Francisco de Osuna, lectura que enseñaba a la oración y al recogimiento, y que sirvió de gran provecho para Teresa.
Todas las afecciones y enfermedades sufridas por Teresa marcaron aquella etapa juvenil de su vida. Sus propias palabras a todos los males sufridos, dijo: Que vivió con miedo a la muerte y que aquel miedo desapareció con la gracia mística.
Teresa recuperó la salud de forma milagrosa, a partir de entonces y con aquella sanación, recuperó su vida llena cosas fáciles de satisfacer, hasta que volvió al convento y se impuso la clausura obligatoria a las monjas.
A partir de este punto parecería que se puede crear polémica en lo que relate de Teresa, pues ella misma confesó apariciones que recriminaron su conducta. Tras la muerte de su padre Teresa, al recibir sus últimas palabras, redirigido su vida y se concienció, corrigiendo su conducta y sus faltas.
Refugiándose en la lectura de san Agustín y en su escritura la cual no había abandonado nunca. De ello tan cuenta todos sus manuscritos, notas y apuntes que dieron lugar a su gran obra literaria.
Al igual que su vida dio mucho para escribir sobre ella y en la que muchos escritores y biógrafos recrearon su pluma. Os dejo queridos lectores una muestra de ello, agradeciendo vuestra atención.
Pongo punto y final a la entrada sobre Santa Teresa de Jesús con este párrafo de su libro: VIDA DE SANTA TERESA
“Vi a un ángel cabe mí hacia el lado izquierdo en forma corporal… No era grande, sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido que parecía de los ángeles muy subidos, que parece todos se abrasan… Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas: al sacarle me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios. Era tan grande el dolor que me hacía dar aquellos quejidos, y tan excesiva la suavidad que me pone este grandísimo dolor que no hay desear que se quite, ni se contenta el alma con menos que Dios. No es dolor corporal, sino espiritual, aunque no deja de participar el cuerpo algo, y aun harto. Es un requiebro tan suave que pasa entre el alma y Dios, que suplico yo a su bondad lo dé a gustar a quien pensare que miento… Los días que duraba esto andaba como embobada, no quisiera ver ni hablar, sino abrasarme con mi pena, que para mí era mayor gloria, que cuantas hayan tomado lo criado”
Vida de santa Teresa, cap. XXIX

Adelina GN

vida-de-santa-teresa-de-jesus-libro-antiguo-de-1890-D_NQ_NP_869241-MLC26830495425_022018-F

Una Carta A Un Amor Inesperado; – Yaretzy Saavedra

Extraño eso…

Eso que te hacía sonreír y mirar el cielo.
Eso que cada vez me alentaba más a acercarme y tocar tu alma.

Imaginar el simple echo de tenerte cerca cimbraba mi cuerpo, y más que nada, mi alma.

Me alentabas a querer más de lo que en el mundo se puede tener, que parecía no había límites.

Cuando te abrías a mí, dando cada sentimiento, parecía imparable el echo de que todo terminara.
Realmente podría comparar lo que sentía, como un campo de Gazanias que se abrían frente al sol solo con sentir tu mirada sobre mi.

Era tan inefable lo que sentía. Podía a ver jurado que enloquecía, que era más de lo que la vida daba.

Cada mañana que miraba tú cabello tan desgarbado, y ese caminar tan seguro, me preguntaba si la realidad me estaba dando un obsequio.

Podía persivir que la resistencia, no era por inteligencia.

No me resistía, dejaba que todo fluyera como agua en río. Pero mi inteligencia me gritaba que dañarías el corazón del pobre ser dentro de mi cuerpo.

Clave para todo… El corazón no deja que escuches a tu inteligencia hasta que sabes que no hay nada más que hacer, solo fluir.

LETRAS DE MUJER- Doris Lessing

Doris Lessing

De nuevo es martes y así debe ser, mi cita es con los lectores de Poesía en Órbita los que se acercan a la web para leer sobre las mujeres escritoras.
Ellas son esas grandes olvidadas, las que de no indagar en la biblioteca o Wikipedia, en estos días, no llegas a descubrir sus logros en el mundo de la literatura. Quedas sorprendida, os lo aseguro, pues he de reconocer que comencé tarde en este difícil, pero maravilloso mundo de la literatura. Aunque nunca es demasiado tarde para aprender, leer como dijo nuestra protagonista de hoy y aprenderéis…
Doris Lessing nació en Irán, su verdadero nombre Doris May Tayler hija de un mutilado de guerra y de la enfermera que lo cuidó.

A la edad de seis años se trasladaron a Zimbabue, allí creció, pasó su infancia y adolescencia, residiendo en la ciudad hasta la edad de treinta años.
Pero no todo fue agradable en la vida de Doris que encontraba en cada momento la dificultad de llevarse bien con su madre. Las múltiples discusiones hicieron que la joven plasmara en un futuro sus vivencias conflictivas en una novela, contraversadas con las más agradables vividas al lado de su hermano Harry con el que disfrutaba y descubría la naturaleza.
Queriendo no estancarse en aquella vida de la que no podían presumir ni soportar por no tener medios suficientes y los constantes enfados con su progenitora. Doris quiso huir de la autoridad llevada al máximo de su madre y dejó los estudios a la edad de catorce años.
Sin tardar mucho un año más tarde se fue de casa, se puso a trabajar de niñera formándose como autodidacta, leyendo y cultivando la literatura, de la que luego después de los años, muchos años después obtendría uno de los grandes premios que un buen saber concede.
Sabemos algo más de Doris Lessing, hemos leído y averiguado detalles de su vida personal como que fue esposa y divorciada por dos veces. Quiso conservar el apellido Lessing de su segundo marido y tuvo dos hijos. Trabajo en varios empleos, fue telefonista, auxiliar de clínica, esposa y madre. Estos últimos fueron los que la empujaron a continuar aprendiendo su afición intelectual y literaria.
Declarando sinceramente que no quería desperdiciarse siendo solamente madre. Bajo mi humilde opinión creo que fue su mejor decisión, en la vida se puede compaginar las ambiciones, trabajando las ilusiones para poder llevar siempre adelante todo aquello que una quiere realizar.
Pienso que siendo mujer tenemos toda la fuerza y aptitud para cumplir con lo que deseamos.
Sin querer y después de leer sobre Doris Lessing he encontrado el dato curioso de que también esta mujer escritora escribió detrás de un seudónimo: Jane Somera escribiendo de ese modo “Si la vejez pudiera” en el año 84.
Pero por el dato que quiero incluir en esta sección de “Letras de Mujer” a la escritora, no es otro que el Premio Nobel de Literatura que en el año 2007 le concedieron.
La obra de Doris Lessing está basada casi toda en experiencias propias, su infancia en África y sus desengaños sociales y políticos. Siendo considerada una escritora liberal a pesar de que nunca quiso dar ningún mensaje político en sus obras.
Una gran mujer escritora a la que se le han otorgado muchos y grandes premios literarios de Europa.
Con más de cuarenta obras escritas Doris Lessing se dio a conocer en 1950 con “Canta la hierba” Cuenta con números relatos cortos, ensayos y biografías.
Y ocurre como siempre, al tratarse de una escritora que no cuenta con un nombre de repercusión, y que suena fuerte en este mundo de las letras. Al recaer en ella y su obra el preciado galardón hubo detractores que criticaron el fallo del jurado, haciendo de menos el trabajo que la escritora había realizado durante toda su vida. Otros al contrario resaltaron con mérito sus escritos y afirmaron como merecido el premio para la escritora.
Mi mención es meritoria, encuentro que un galardón no debería ser otorgado por una sola obra, que merecidamente debe ser obtenido por el trabajo a toda una vida.
Estas palabras son las que rezan en el texto leído para ofreceros mi entrega en la sección y que literalmente reproduzco:
En 2007 recibió el Premio Nobel de Literatura por su «capacidad para transmitir la épica de la experiencia femenina y narrar la división de la civilización con escepticismo, pasión y fuerza visionaria».[3]

Ahora me queda agradeceros que hayáis tenido unos minutos para leer sobre Doris Lessing. Deciros que de ella me atrapó una frase que escribió y que conservo en la memoria. Que cada vez que alguien me ha insinuado que estudie antes de escribir, he evocado en mi mente y he levantado como una bandera.
“La única manera de aprender a escribir mejor es escribiendo”
Una cita muy acertada de la escritora que se formó a sí misma escribiendo, la que en el año 2007 le concedieron el Premio Nobel de la Literatura y aún en el 2008 escribió su última obra.
Para la mujer que dejó por el camino de su vida otros menesteres para dedicarse exclusivamente a la literatura. Y que en Londres encontró la muerte a la edad de 94 años. Diagnosticada por un accidente cerebrovascular es por lo que la mujer murió, ya que la escritora no morirá nunca.

Adelina GN

FB_IMG_1556032336748