El lobo | Bryan Freire

Bajo la luna llena, el lobo se convirtió en hombre. Carne moribunda, desgastada. Se queda solo, irremediablemente solo. Surge de un silencio encantador, cubierto de un fino rocío. Susurra, chasquea y se asienta en el vano oscuro de la puerta, acechándome.