“Una Carta Rendida” – Yaretzy Elizalde

No sé cuántas veces recitaré una carta de despedida sin siquiera a verme marchado aún. He tenido esa sensación de que es hora… hora de irme lejos, pondría de ejemplo huir al otro lado del mundo si eso fuera posible. A veces frío, y otras veces derritiendo el mismo hielo que has dejado. Intento encontrar…

“Casi tan igual… ¿No?” – Ana Yaretzy

Hoy he hablado con la experiencia. Fue extraño. Se sentó frente a mí y solo me observo por unos minutos. Después de un rato las palabras brotaron de mí hacía ella. Quería gritarle, quería que me dijera porque me hacía vivir momentos donde simplemente parecía estar en una caja de cartón, sin que el aire…

La vuelta a casa

LA VUELTA A CASA I Ha sido una noche de lo más aburrida. No me apetecía salir y al final Elena me ha convencido, como siempre que se empeña en que hay que hacer algo. La quiero mucho y es mi mejor amiga, pero me pone de los nervios tener que ceder constantemente para que…

“Un par de ojos” – Ana Yaretzy

Podría a ver dejado que mis penas se las llevara el agua. Qué se las llevara tan lejos que en horas no las recordaría, pero era amante de guardarme el dolor. Mientras tanto solo pude caer de rodillas en la esquina de la habitación. La luz se encontraba apagada. Llorando, me encontraba. Transpirando, como si…

Lucha rosa

I Se rompe la calma de mi tiempo en el segundo en que te cruzas ante mí, y ya no habrá gozo si te miro y me observas, si te noto y no te vas, si te nombro y te quedas, ya no habrá en mí marcha atrás.   Se atropellan los segundos en mi…

“Dile al río que deje de fluir”- Ana Yaretzy

Quisiera gritarte absolutamente todo, porque es lo más estúpido y mejor que me ha malditamente pasado. No podías hablarme como si tú fueras quien iba a bajar la luna para mí y después parecer que tú mismo serías quien me la quitaría para lanzarla lejos de mí. No podías sonreírme como si yo fuera el…

“Agua Salada” – Ana Yaretzy

Te comparaba mucho con el mar. Cada vez que asistía era imposible no recordarte. Te encontraba en cada ola fresca, como esas veces que mi piel tenía demasiado calor, que incluso ardía mi alma. Me adentraba a las olas lentamente refrescando todo a su paso. Así eras tú. Así te miré siempre; algo sumamente refrescante….

Una Carta A Un Amor Inesperado; – Yaretzy Saavedra

Extraño eso… Eso que te hacía sonreír y mirar el cielo. Eso que cada vez me alentaba más a acercarme y tocar tu alma. Imaginar el simple echo de tenerte cerca cimbraba mi cuerpo, y más que nada, mi alma. Me alentabas a querer más de lo que en el mundo se puede tener, que…