“De un Poeta” — Yaretzy Elizalde


Te asemejaba mucho con la brisa fresca,
tan parecida a los pequeños rayos de luz que se cuelan por la ventana al amanecer,
exterminando todo tipo de oscuridad en mi habitación.


Te encontraba en los respiros libres que parecían darme un poco mas de vida.


Durante la noche te pedía que observaras las estrellas, esas que tanto me recuerdan a ti. Siempre quise decirte que eras como una, más no puedes tener comparación con ellas; ni siquiera las estrellas tienen el brillo que tú portas en el alma.


Te habías convertido en el café de las mañanas que tanto disfrutaba, y era inevitable no encontrarte en cada estúpida canción.


Podía sentirte mientras mi cuerpo se fundía en las olas de la playa, y en cada atardecer perdía la noción del tiempo por pensarte. Culpable.


Las luces de la ciudad aun puedo recordarlas, hacían un contraste gallardo con tu piel.



Perdido, me declaraba perdido, ¿Cómo no estarlo? valía la pena perder la razón por alguien que no encontraría ni siquiera en la vida siguiente.

Yaretzy Elizalde


“Carta con Color a Desastre”. – Yaretzy Elizalde


Me dispuse a quemar la ropa vieja, aquella que tantas veces retiraste de mi cuerpo, esas prendas que cubrían las pocas penas que me mantenían de pie.
Le quise poner un poco de color a las paredes de la habitación, todas se encontraban sucias. Era el momento de un cambio, y lo sabía.


Tu presencia seguía tan presente como si un perfume se hubiese derramado por todo el suelo y la alfombra se hubiese empapado de él, desprendiendo su aroma y escabulléndose dentro de mi perfumando cada jodida célula.


Estuviste tanto tiempo inmerso en mi existencia, que al marcharte me he quedado sin el poder de poder existir, ¿Cómo se es posible vivir sin el alma? Este agujero en el pecho fue hecho para quemar tus recuerdos.


Podría haber dicho que recoger mis lágrimas derramadas en el charco me traería consuelo, pero no hay nada que consuele la pérdida de tu otra mitad.


Quedar vacío me parecía una estupidez, hasta que te perdiste en mis sueños y no logré recuperarte.


Fue la estupidez mas dolorosa que aún sigo recordando con una sonrisa.

—Yaretzy Elizalde.

S.1 Romántica Empedernida -Yaretzy Elizalde

SECRETO I

Seguramente hoy la pensaste de nuevo, seguramente mañana lo harás nuevamente. ¿Quién te culpa por tener un corazón meloso y amar sin pensar?

Estás haciendo lo que un valiente piensa dos veces; amar.

Entregarte por completo a un sentimiento sin pensarlo. Solo fluyendo como si la vida se te fuera en ello. Dejando caer en lluvia todo el temple contenido en el pecho sobre la tinta y el papel para dirigir solo dos palabras hacia su puerta. Y es que no necesita más, solo la verdad.

Te has cansado de creer que siempre será real, y cuando verdaderamente lo es, no hay marcha atrás.

Solo estás ahí, con los sentimientos a flor de piel aguardando el momento perfecto para decir lo que cambiara el rumbo de tu vida.
Como si un genio chasquiara sus dedos concediendo el destello a la humanidad de dos almas amándoce perdidamente bajo la luz de esa estrella fugaz que acaba de perderse por el horizonte.

Yaretzy Elizalde ®

“Y no olvides…”—Ana Yaretzy

«El silencio es la mejor manera de hacer ruido»

No tenía idea de lo que eso significaba hasta que yo me encontré en esa situación. Cuando después de tanta charla para calmar las dudas, solo quedó el silencio… y es que te has cansado de escuchar tantas historias, que solo te queda escuchar y asimilar que en algún momento será de otra manera.

Te han contado tantos cuentos para dormir, que ahora en lugar de concederte el sueño, te lo arrebatan y te dejan en insomnio todas las horas de sombra.

Es grandioso como el ser humano se a encargado de dar silencio a las almas que además de hacer ruido, hacían luz.

Recuerda ese momento donde sentiste que el ruido dentro de tí tenía que guardar silencio.

Recuerda ese momento donde en lugar de hacer luz, tenías que apagarte, para ocultarte en la oscuridad.

¿Grandioso no? El cómo en un segundo estas sobre una nube sintiéndote imparable, para luego caer de bruces al suelo sintiéndote una estatua.

Deberías comenzar a encender esa luz, algunos la echan de menos.

Deberías de considerar hacer tanto ruido como puedas, porque hay quienes aún no escuchan, y sienten que deberían gritar.

Y no olvides…

Crecemos pensando que somos una mitad, para ser complementada por otra, cuando el mismo que se debe complementar y levantar eres tú mismo.

Ana Yaretzy ®

¿No les pasa? – Ana Yaretzy

Me han contado que los ojos son las puertas al alma… Supongo que se equivocan, no es solo aquello que dicen.
Al mundo le han contado como deben amar, que se han perdido buscando.
Cuentan tantos cuentos y vivimos tan pocas historias.

¿No les pasa?

¿Sentir sin siquiera pedirlo?

¿Que la historia solo comienza pero jamás termina?

Creo que lo que no tiene fin es donde verdaderamente nos encontramos felices.
Nos dedicamos a cuestionar los sentimientos cuando verdaderamente no tenemos palabras para expresarlos porque son tan intensos que nos superan tanto que asusta, pero solo te encuentras ahí, entre el vacío sin saber que traerá la caída.

Adoro el hecho de que sepa cual es mi vacío y que mi caída no será eso, si no, un impulso a mi vuelo.

Sentir mucho no te hará débil.

He llegado a la feliz conclusión que aquellos que sienten son los mas fuertes.

Aquellos que quieren libremente sin esperar nada a cambio…

Merecen el universo.

Tú lo mereces.

Ana Yaretzy ®

Con dedicación a quién hace especial cada minuto en mi vida.

Amor… te vas.

— Amor…

Y el corazón me da un vuelco cuando susurro a tu oído.

— Sabes amor que mi vida es tuya.

Y me miras a los ojos y una luz en tus pupilas me devuelve una caricia que recorre mi espalda y me recuerda que sin ti mi amor… no tendré vida.

Y la luz de este quirófano del tiempo ilumina los segundos, y el bisturí de la vida saja mis entrañas y sin anestesia, y sin tu mirada… la vida se me va amor en tus alas.

— Amor…

Y una lágrima recorre mi mejilla.

— Sin ti mi amor no puedo sentir la vida.

Y cierras tus ojos y agarro tu mano,
y siento tu pulso que escapa al segundo…

AMOR… te vas.

El dolor sin anestesia es inhumano y me muero en tus entrañas y me muero amor mío en tu adiós…

Ya no habrá vida sin ti. Y cierro los ojos para sentir como el tiempo pasa raudo ante mis ojos. Y siento el latir de mi corazón galopando atroz. Se desboca, me atropella, y se estrella
como un misil en las estrellas… y una aguda punzada descuartiza mi interior y grito. ¡Gritooooo con tu último suspiro! y estallo clamando al cielo en tu adiós.

Y silencio.

Y te veo.

Y tu mano me recoge y en tus brazos la paz inunda nuestro tiempo y ya no es, no existe el ahora ni el después, solo eternidad que nos tiñe de esperanza en este encuentro, y en un amor infinito…

D O N D E   Y A   N A D A

PODRÁ SEPARARNOS.