EL APERITIVO

Todos calzaban zapatos rojo sangre, que relucían en la noche violada y profanada de Haití, mostrando claramente media luna cornuda, satánica y brillante, conocedora cómplice de los innominables actos que allí solían perpetrar los bichos poderosos cuando se reunían.El maestro de ceremonias era Puertas y Ventanas, no faltaba nadie, el club de los bichos asquerosos,…