PUEDE QUÉ SEA ÉL

PUEDE QUÉ SEA ÉL En un lugar del mundo, un año el cual no voy a mencionar, un mes que no viene al caso y unos nombres que no acierto a escribir, empieza esta historia… En ese pueblo pequeño, nacía un niño sin más historia que la que él iba a proporcionar. La misma que…

LA CUEVA- Suspense

No se escuchaba nada, pero puse mi oído esforzándome a escuchar antes de adentrarme en aquella cueva…  Mis compañeros de búsqueda se habían desplegado por diferentes caminos, teníamos que encontrarlo; Luis era un buen amigo de todos, y no estuvo nada bien el susto que le dimos al contarle aquella noche en el campamento, la…

LA PAGODA ESCARLATA

  LA PAGODA ESCARLATA   Los culitos de las modelos desfilaban por la estridente pasarela iluminando los ojos del público asistente. Todos los bikinis eran un canto a la Divinidad de los cuerpos femeninos, que ahora, caminaban en fila india con desparpajo, en una danza de senos, muslos y glúteos libidinosa más que estética, que…

LA GATA

  Había amanecido y Laly veía reflejado el espléndido sol en su ventana. Un maravilloso día le esperaba allí fuera, los gritos de su madre la apartaron de su sueño y recogiendo hacia arriba sus faldas, bajaba los peldaños de la escalera de dos en dos. Vivía muy feliz con sus padres, pero su ilusión…

MI VIDA SIN TI

Aquel aspecto desolador me hacía retroceder en el camino de vuelta a mi ciudad… Nunca pensé cuando me alejaba del frente encontrar tanta miseria y muerte en aquella España todavía dividida. Cuando nos gritaron que la guerra había terminado mi único anhelo era regresar al lado de los míos. No tenía ninguna certeza de que…

¡No salgas!

—No salgas a la calle. Recuerda que allí fuera no hay nada para ti. —Estoy cansado de estar encerrado entre estas cuatro paredes. Me siento atrapado en una cárcel. Solo hablo contigo. No tengo más vida que ese mohoso libro que ya me he leído cien veces. —Sabes que no puedes salir. En cuanto salgas…

EL PUCHERO

  EL PUCHERO   Charly, todavía con las ropas de presidiario, se abría paso entre los arbustos machete en mano, después de una complicada pero exitosa fuga. Ahora sólo le restaba encontrar alguna casucha solitaria, dejada de la mano de Dios, en las lúgubres tierras pantanosas del oeste de Kardum. Por suerte, después de dos…