Poesía Viajera. Monasterio en Yanhuitlán, Oaxaca.

Entres soles inconscientes La noche está por concluir. El eco de cantos monásticos ha discurrido entre un sol y el siguiente; silente mirada del tiempo que se derrama en los muros de cantera blanca. ¿Qué secretos guardan estas paredes de piedra labrada? ¿Qué misterios esconde en la negrura de las conciencias y el vacío de…

Poesía Viajera. Hidalgo.

Soy la voz del agua nací del brillo de la luz y las espigas del tiempo. He caminado desde la verde orilla para decirte un secreto: ¡llueve!

Poesía Viajera. Temamatla, Edo. de México.

Día de muertos en el cementerio. No es un día cualquiera. Los rumores de un sepelio se cuelan entre la música y las risas de un baile. Entre las criptas, el mariachi canta al muerto. Alrededor,  el cempasúchitl reina por entre todas las flores: gladiolas, nube, alcatraces y pompones. Cada tumba, el singular epitafio que…

Poesía Viajera. Tijuana, Baja California.

El muro Hay en mi boca un grito que no deja de sublevarse por ti, la tierra consagrada a mis ancestros, dividida por el  intransigente dejo de soberbia que construye este muro. Miro a través de las rejas. Las mismas hierbas creciendo en la tierra que también hay acá. Cerros que comienzan bajo mis pies…

Poesía Viajera. Amecameca, Edo. de México.

Amaquemecan Mis pasos me llevan leves al remanso de la tierra: Amaquemecan, donde las manos transforman el barro y el Sacromonte adora a su dios; encrucijada de senderos, de destinos, y de la vida. Tu nombre evoca la alianza de pueblos gloriosos y de sueños de blanca nieve, lujo en  la mirada, imponente montaña, dulce…

Poesía Viajera. Tecolutla, Veracruz.

¿Qué harías si fueras agua? De agua son las saladas lágrimas que limpian la vida, de agua vive la tierra y amanece de agua, de agua es el beso y la conjunción sagrada del hombre y la mujer, en agua somos concebidos y rompiendo el agua venimos al mundo. De agua es la lluvia de…

Poesía Viajera. Oaxaca.

Noches de  Oaxaca ¿No oyes los ruidos nocturnos? El gato, las aves, las hojas arrastradas por el aire Los restos de vida entre las paredes de una blanca casa Las voces de eternos vientos golpeando los cristales Nuestros luminosos días llenos de risas y conversaciones intrascendentes Los roces amorosos entre sábanas y pesadas cobijas El…