ALGO QUE VUELVA- ÁNGEL CABRERA

Algo que vuelva

Que haga grande a este silencio

El amanecer intacto

Que se rasca su propia cabeza

Algo que a continuación del agua

Por cierto del amor

Que no vuelve

Y no moje el fuego que dejaste

Ni tu pólvora en la mañana

Algo que se queda

En el reloj de arena

Con todas sus palabras ya mohecidas

Después del sonido

Atrás del espejo

Antes del misterio

Algo que vuelva

Que se lleve por la mañana

La penumbra

Y me haga despertar contigo

En la memoria

Y te borre en todas las mujeres

Que nunca he tenido

Ni tendré contigo

Como las canciones que no son mías

O los poemas que se pudren

En el calor de la sábana

A solas y a propósito

Le espero aún

Cuando ya se había ido

Casi no recuerdo

Los vestigios tu olor más ordinario

Sin el cuento largo

Ni la espuma clara

Ni el olor malsano

Ni el sol de las montañas

Servidos sobre un plato

Su voz regaba flores

En la memoria de un árbol

Algo que vuelva

Con esta fe suicida

Susurrando que aún la quiero

Sin saber que no la quiero

En la fuente de agua y sombras

A galopes de una flecha casi

Ya carbonizada

Antes de pisar el camino que dejó

Con dos huellas que no se miran.

Denme algo que vuelva

Con dos gotas que no se rompen

Denme algo que vuelva

Con una mujer amada.

© A. Cabrera.

Ángel Cabrera Mendiola es un escritor, músico y politólogo que desde los dieciséis pretendió que la poesía lo sacara de dónde nunca ha podido salir: el embrujo por embellecer la palabra, la osadía por congelar la belleza, la calma para quitarse una costilla pulirla en la mortaja.

Originario de Puebla. Ángel, ha repercutido en los olores a letras de la casa del escritor, San Pedro museo del Arte y el barrio del artista.

A sus 27 años, ha sido flanco de subibajas en la vida, de telescopios mal orientados, de ausencias inesperadas y a su vez recompensas que nunca pidió. Le motiva el futuro, y aunque lo ve incierto, considera que la clave es encender esa luz que en la cabeza de cualquier poeta: ese brillo ornamental del que cuenta, ese foco poético que nos sirve para ser rescatado de dónde uno siempre está condenado a deambular.

SILENCIO-KARINA LÓPEZ VÁZQUEZ

Silencio
I
Me sumerjo en el océano
del silencio y nado hasta el fondo
de lo que llaman vida
aprendo en soledad
a engendrar alivio de ansiedades
a corresponder inquietudes
de la mente
en silencio encuentro
lo que con nadie más
mi voz interna
mi absoluta presencia
con sus abismos personales

II
Ritual del silencio
como punto de partida
serenidad que conduce
a la claridad necesaria
para escuchar(nos)
Silencio como remembranza
de trabajo interno
transformar el ego en virtudes
después
la palabra dosificada
elocuente, sabia
solamente aquella justa
portadora de verdad

III
Silencio
contemplación y reposo
para ahondar en los colores
nadar por los sonidos
si visto labios de mirada
atisbo la esencia
capturo el contenido
al ayuno de palabra
diversos campos para transitar
siendo el cuerpo
en otros planos
entiendo alquimia
se aclara el misticismo
la luz me desdobla
crezco, me ausento
abandono tinieblas,
detrás de sabios
sigo lo que emana
reconozco lo que regresa
abrigo en el pecho
aromas que el verbo
olvidó conjugar
sensaciones que invocan suspiros,
suspiros que de la historia
transparentan el alma
tenue
               amorosa
                                  exhausta
Irrepetiblemente
todo transcurre
no escuchamos el latido
egoístas pasamos sin reparar
olvidamos llenar los ojos
con ondinas de invierno
soles en verano
pensamos tristes citadinos:
 mar

IV
Silencio
que al festín del ego
no se reconoce la belleza
la amargura de una crítica severa
nos convierte en bufones
mal remedo de sabios
el exceso de juicio ancla
nubla el sentir
surgen pensamientos
crecen, se enredan
y son feroces fieras
no se aprende a leer
a la primera

V
En el jardín del silencio
geometría de la naturaleza
intento ser consciente
de este permanente diálogo mental
a veces remanso de cordura
otras hoguera de sentencias
Aprendo que nada es mío
y efímero es el paso
los miedos son
de los deseos historias
los juicios, confesiones personales
siento mi respiración
insectos electrificando la noche
pretendo la existencia
en su esencia más íntima
habitamos el mismo espacio
sorteamos diversos mares
misterioso
inconmensurable silencio
para mirar siempre de frente
esta vida intransferible
no venderme al ego
cesar de autodefinirme
por insultos o alabanzas
engendrar belleza
otro orden de estremecimientos
saltar y cuestionar
más sentir, menos pensar
de/construirme
transformar
que la palabra no sea
gesto innecesario.

© Karina López Vázquez

Karina López Vázquez. Ciudad de México. Su poesía ha sido publicada en las antologías: Versos y garabatos en cuarentena 2020, Coordenadas Femeninas VIII, Charlas de Café III y IV, Voces en Eco, 40 Barcos de Guerra y Hasta Agotar la existencia III, entre otras. Promueve la poesía a través de recitales presenciales y virtuales como el reciente “Vamos en Poetiza y Narrativa, escritores chidos de Gdl y Cdmx”.