Vuelta… que no revire –Daniel Olivares Viniegra–

Acá el vacío que cual la incierta

y siempre lejana

distancia

reclama y ama;

añora-llora (y ora)

por ti.

Aun(qué) de tu calmo ser,

tu noble carne

-o hasta de tu santa sangre-

en primavera o en invierno

día con día o noche a noche

por si de mañana o ya de tarde

tenga perpetua cuan agradecida

o bien inequívoca certeza.

Lágrimas salvas son estas

entonces, ya,

y no otra cosa.

Estaré bien (no te preocupes,

como siempre).

Filtro solo agua limpia y salada

para refrescar la silvestre y sustancial

perpetua flor de tu recuerdo.

*

Gracias siempre por evaluar nuestras propuestas y usar las opciones comentar y compartir.

Macuilmáyitl –Daniel Olivares Viniegra–

En el centro de tu corola se agita el Universo

Allí donde van y vienen mis fantasmas

(Los de ayer y los de siempre;

los más queridos por ausentes)

Están, y desde su inobjetable primavera

agitan oraciones vigorosas

que claman —llaman— pidiéndole paz

al verde y rojo…

sendero negro del silencio

El eco desgarrado de sus venas

entinta en púrpura tu corazón ajado:

Aletear de colibrí

más

Zurear: orzar por cielo gris

Y permanente puente en el que aniden

(nuevamente) cualesquier otra de sus aves

                                          mensajeras…

Ixpapálotl misteriosa hace hoy homenaje a sus plegarias

y se vence generosa ante el fugaz horizonte futuro

En el que si no habitamos al menos juntos cantaremos…

*

Transitemos en calma aquí sobre la tierra

confiados siempre en que ellos velan:

Nuestras dolientes suertes

Nuestra nutridas penas.

*

Gracias por calificar nuestras propuestas y usar las opciones comentar y compartir.

Próximo distante –Daniel Olivares Viniegra–

Ni el abierto y caudaloso río

Ni el impenetrable muro

de majestuosos árboles

Ni el agobiante cañaveral

inmenso

Ni las más ardientes

dunas del desierto

Ni cualquier distancia

fuego

o bien tormenta

(0)puestos férreamente

dejan  –paradójicamente–

de hacia ti

aproximarme…

Nada me detiene ya

Desde que me pongo a pensarte.

*

Gracia siempre por calificar nuestras propuestas y por utilizar las opciones comentar y compartir.

Expiación –Daniel Olivares Viniegra–

         En blanco las mudas hojas:

cual albas lajas

                  o amplias y oscuras obsidianas

                         forjas

                         Y crees

           Decides

         Que no hay mayor triunfo

         que asesinarlas

         para que el que las encuentre

                Desaforado

                             afortunado

         Tenga con qué pensar

Que el hacedor

         pretérito

                   hubo de llegar

                         a usarlas

         Con mentalidad clara

         y Sed

quizás mucha Sed…

         De que –-al igual que la de ellas–-

            Su vida…

                       No fuera

                                en

                                   vano.

*

Elsadrivarius –Daniel Olivares Viniegra–

Música también hay

entre esa(s) u otra(s) tus líneas

rectas o sin_u-osas,

entretejidas o ya puestas al frente

o agilidad hasta en los blancos

por no decir superficial y honda

materia pura… o hasta soltura

entre los sólo a veces recios trazos

que despaciosos develan retratos

ya desencantados sobrevolando espacios…

como tan bien y también perpetuamente espejos huecos

para reconectar

efectos

con sus correspondientes

                               ¿(d)efectos?

Acercas así (o no) –e inclusive hacia sí– opuestos mundos infinitos

mas ello si es que no únicamente por fortuna

acomídense a ser

concretos/discretos/retos que sirven ya muy más allá

a tal fin

o conviene mejor borrar desde muy ya o por acá…

Por si sí: atriles y metales han de ser las claves

buriles febriles y formones cual corcheas

Barullos y murmullos convidan además y a veces

son(h)ados o he de decir aprisionados paisajes soñados

donde a más se agregarán tales u otras materias certeras.

Mas siempre bordarán tus manos

amadas armadas

preciosas puntadas

punteadas…

pues ellas o tú; o tú con ellas

música contienen y vienen siendo así

en sí (bemol)

notas plenas porque desde el ahí o al hasta aquí,

desde siempre y para siempre o incluso

hasta en su ausencia Alto y fueRTE (arte)

presencia plena son:

divino don din–don

a más de luminosa luz

u oscurosa claridad.

Tras tanto vuelco de azar:

precisa magia que canta y encanta.

*

Gracias siempre por comentar, calificar y compartir nuestras propuestas.

Cataclismo –Daniel Olivares Viniegra–

Y yo que no tengo más para desgranar

sino agridulces granadas rojas;

y nada más para ofrendar

que racimos de yertos ayeres

suspendidos apenas entre rasgados olvidos.

Perdón por no tener más amargura albergada

que la de esta mi boca

huraña y pálida toronja,

en abundancia plena  solamente y quizá

de resquemores olvidados.

Disculpe usted por no bramar ya cual bruto-o-desatado ciclón

de esos que apenas y sin pensar se arrojan

arrásandolo casi todo, en tanto (se) asemejan

gigantes justicieros.

Yo que ahora sólo tengo por dolor

uno que uno que otro gris aguacero;

triste, si acaso sí, por costumbre, o porque sí

pero, al fin, de todas las posibles maneras muy conforme,

y al final, y después de todo,

allá él… y de paso nosotros.

Señora mía: para usted no tengo más nuez vana

que aqueste –no otro– y más aún

el cansado y lánguido corazón

que ahora (y siempre) coloco entre sus manos.

*

Gracias siempre por calificar nuestras propuestas, lo mismo que por comentar y compartir.