Alarde criptográfico (Del Futuro III) –Daniel Olivares Viniegra–

Buscó generar el password más seguro para resguardar su ya prolífica obra, huella de vida e iconografía. No obstante, un día aquella perfecta y extensísima clave criptográfica que incluía por supuesto caracteres especiales, números, mayúsculas y minúsculas y los más extraños complementos alfanuméricos ingresados tanto mediante tableros de plasma, convenientemente alternados, como con frases aleatorias…

Sapiens Selficus (Del Futuro II) –Daniel Olivares Viniegra–

Un tanto reseco, perennemente quieto, taxidermizado-fosilizado ante la pequeña y delgada pantalla de ágil diseño, todo él sonrisa plena (pulgar en alto también), sigue aparentando —por supuesto— ser el superliker-killer, que nunca fue. Ante el triunfo del holograma tridimensional, la curiosa pieza se exhibe ya entre las especies extintas que alberga ahora el Museo de…

Eco de verano –Daniel Olivares Viniegra–

últimamente te has hecho presente como cada año no sé si sean los aguaceros cotidianos a las cuatro de la tarde o mi propia soledad que se traduce a las calles o tu recuerdo que con la humedad florece últimamente te has hecho presente como cada año como cada tarde . . . como siempre

Esencial, pero especial… –Daniel Olivares Viniegra–

Me sabes a aves: Dulzor dulce olor y nunca (amar)gura de amar: “Salado dalas” y alado de alas… Al tacto siento cientos y cuán extasía tu mir(h)ada… Presencia de sensual esencia o ansia de fraguar fragancias… Vagancia: vaga ansia de andar; esporádicamente juntos… pero siempre. Albo alhelí, aromático ámbar, narcótico beleño, armónica camelia dulcísima canela,…

Corredor de la Sierra –Daniel Olivares Viniegra–

Musgo, liquen, espora, clorofila en adherente carrera al cielo. Mineral y nutriente absorbe y adsorbe el vapor en diletantes estados, incluidos todos los de la tierra y su esencia. Sólo el presente permanece presente si bien (intemporal) aparece -de algún modo- un latido de ayer. … La plenitud comulgante de la roca clama y se…

Aztlán punk rocker(s) –Daniel Olivares Viniegra–

Tic, Tac… Tris, tras Trix, trax Tric, tracK… … Tric–ciclo que corre ardiendo Subiendo por la avenida Bien: … vientos de acá de este Lado: Mexicanos: Somos Tiempos muertos Tiempos tuertos Tiempos huertos Tiempos ciertos: Somos ¿ S o l e d a d … ? – Arroja una luz al silencio… ¿Somos viento? ¿Somos…

Festival (Retablo Segundo) –Daniel Olivares Viniegra–

Sí: hay que darle peso a la Palabra y sonido a la música que nos venga a llenar los espacios ya llenos desde siempre de símbolos inarmoniosos que vagan se avientan –se aviesan– archifuriosos alborotando los intersticios dulceazucarados del lugar reducto casi humano en el que inocuos habitamos * … y luego soñando/ vamos: hablamos…

Prismas Basálticos –Daniel Olivares Viniegra–

I He aquí un milagro prismático: Sube la roca inmemorial Y sobre su cumbre Luz que no es luz incesante-larga–mente reverbera Toda ella brota canción de tiempo, eco y viento Volviéndose presente suerte que sin más se aleja Y ahí (ya así) siempre apenas silenciosa Desl(í)za(se) luego aprisa cuando no aún más con pereza precipita…

Líquida luz (II) –Daniel Olivares Viniegra–

* Líquida luz sobre esta página (o esta historia) estalla … Y está allá cobija eterna del progreso y del tezontle Providencial dialéctica de lo converso afirma el siempre decir siempre que afrenta y contradice al universo La voz—canción de líneas verticales captura entre escudos y lanzas desoladas el húmedo y viejo hu(eco) de tu…

Líquida luz (I) –Daniel Olivares Viniegra–

La tierra toda vestida de novia purificándose de su tristeza ansiosa abreva Graniza sobre la ciudad y el azoro del tiempo tórnase en blancos fragmentos de luz concreta Garrafal impudor del cielo que consterna Lúdico y humectante escollo Al retorno accidental de los ayeres responde el trueno con sus alarmas huecas Todo es violencia firme…

Septigrama dev(olvido) –Daniel Olivares Viniegra–

Más humano que divino, luego de arcanos tiempos idos, naufragios inevitables y todos los comprensibles (o no) extravíos posibles, poso mis nudillos sobre esta puerta ya ni siquiera -o apenas- reconocible. En tus ayer livianos pies, cansancio, y en tus sienes alba lluvia también. Pero me abrazas amorosa igual que siempre o quizá (inclusive) con…