Inseguro con vida

Me tapo con la sombra que nace cuando tu cuerpo se apoltrona encima del mío. Bebo cada gota que brota de tus ojos azules cuando tus carcajadas las emanan. Mi incertidumbre se despide y gasta cada céntimo del finiquito en vestidos con forma de planes. Tus abrazos son mi anestesia cuando la vida me atropella…

La chica de la habitación de al lado.

¿Dónde se ha metido? Lo mismo tiene frío como siente calor, termostato volátil que controla ese salón. Lleno de estrellas de hollywood y algún premio “Razzie” que nunca pudo entregar y ocupan la estantería rozando el mueble bar. Al lado escucha a alguien anónima y sublime Goliat, golpea con delicadeza la pared ¿Por si salta…

El vino

Saca la botella de vino la que guardas detrás de tu espalda, boca de paladar fino. dame tu mano pues la mía sostiene el abridor. Comparte el vaso. No te lo diré dos veces ábrela ya que tan sólo leerte… tus mensajes mutéan en corazones y ya no se dónde esconderme. ¿Eres tu mi spoiler?…

Garúa & Flama

Parecía una noche perdida, un partido con tintes de empate pero con ocasiones… y la mujer de blanco se adelantó en el marcador provocando la prórroga. ¿Quién provocó la expulsión? apresuradamente se marcharon sin hacer declaraciones a la par que la lluvia y el rocío regaban sus ideas y marcaban sus tupidas huellas. Les sobraba…

"Valentia"

Mi tierra huele a campo el naranja como abanderado, tierras de oro color granate con lagos que regalan perlas blancas a los comensales. Vivo en un pueblo muy antiguo suelo de arenas movedizas para todo aquel que pasa. Un reino nada deslucido, Mezcla de colores en cada fachada. Las montañas llegan hasta el mar lo…

Miradas

Miradas que saludan y se despiden a la vez. Miradas que redimen cuando nadie te quiere ver. Miradas que matan saciadas de rencor. Miradas que callan y asientan al vil perdedor. Miradas cojas que no llegan ni al talón. Miradas novatas huérfanas de emoción. Miradas groseras vacías de perdón. Miradas que no miran y ven…

La malquerida

Quizá seamos bastardos de madre querida vecina del piso de abajo. Tu que dejas que te pisoteen, de comprarte sin venderte… y sigues ahí dando vida pusilánime e inerte. Quizá somos tus hijos ilegítimos o bien tus moradores más rebeldes, tan amnésicos de lactancia… más de dar que de recibir con tu segunda oportunidad tatuada…