LA ABURRIDA – Addel Córdova.

La que tachas de aburrida porque no le gusta el alcohol y odia el cigarro, la que te molesta cuando pide permiso para salir, la que no le gusta llegar tarde a casa, la seria que no baila con cualquiera y nunca enseña más de la cuenta.

La que ama la luna y las noches bohemias, la que le gusta leer y disfruta de la naturaleza, la que persigue sus sueños y no descansa hasta alcanzarlos, la que tiene planes para su vida y no sólo para un fin de semana, la que sonríe ha pesar de estar rota, la que te quiere y que tú todavía te das el lujo de irte y regresar cuando quieres.

Esa mujer es la que vale la pena, vale los días, vale la vida, valórala antes de que se canse, se vaya y la des por perdida.

© Addel Córdova

QUE NO ME FALTES NUNCA – Addel Córdova.

Entonces un día me abrazaste, ahuyentaste mis miedos, paralizaste el tiempo y sentí que el corazón quería escaparse de mi cuerpo.
Fue ahí cuando pude comprenderlo por completo, fue en ese preciso momento cuando comprendí que mi lugar siempre había sido a tu lado, entre tus brazos, junto a tu pecho, disfrutando de esa maravillosa sensación que por fin pude llamar amor.
Y me aferré tanto a ti, mientras le pedía a la vida que por favor, no me faltes nunca.

© Addel Córdova

UN DESTINO CONTIGO – Addel Córdova.

A veces me quiebro, siento que no encajo contigo, que no te merezco, que tu lugar no es a mi lado, y es que somos tan diferentes, tú con tu firmeza al tomar decisiones, con tu singular manera de amar, con tu enorme valentía para seguir adelante y tu manera tan especial de disfrutar el presente.

Yo con mis miedos e incertidumbres, con mi mal genio y mis malos ratos, con mis preocupaciones del futuro, con mi manera tan diferente de expresarte que en verdad te quiero y me importas.

Sin embargo acá seguimos, complementándonos uno al otro, queriéndonos como pocos saben hacerlo, apoyándonos en todo momento, si me caigo me levantas, si te caes te levanto, pero nunca dejamos de luchar, ni mucho menos dejamos de soñar en un futuro juntos.

No sé con certeza que nos depara el destino, pero si estoy seguro que quiero compartirlo contigo.

© Addel Córdova

TE QUIERO MÁS DE LO PERMITIDO – Addel Córdova.

Después de tantos tropiezos, de tantos falsos amores y de tener miedo a enamorarme de nuevo, llegaste a mi vida para cambiarle el sentido a mis días, y es que ni siquiera te buscaba, pero estoy seguro que mi corazón por ti esperaba.

De a poco te fuiste adueñando de mis pensamientos, te volviste parte importante de mi vida, te comencé a incluir en mis planes, y cuando vine a darme cuenta, ya te habías convertido en alguien indispensable.

Sé que no soy perfecto, y también sé que eres mejor de lo que había imaginado, y es que eres tan hermosa, tan perfecta, una mujer maravillosa, las palabras me hacen falta para describir lo extraordinaria que eres y lo bonito que es quererte.

Que dicha es tenerte en mi vida, que alegría me da el mirarme en tus ojos y hacerte sentir querida, valorada y protegida, que bendición ha sido encontrarte en mi camino, y en verdad deseo que Dios y el destino te pongan para siempre con el mío.

Te quiero, incluso más de lo que me tienes permitido.

©  Addel Córdova

DESDE EL CIELO – Addel Córdova.

Que bonito sería que dejaras el cielo un momento para estar conmigo de nuevo, para sentirte y darte ese abrazo que tanta falta me hace, para escucharte y decirte que te extraño, que te amo y que, aunque ya no estés físicamente, en mi corazón siempre estarás presente.

Que bonito sería sentarme a tu lado para contarte lo difícil que han sido mis días desde tu partida, para que me sonrías y me regreses la vida, para que me des tus consejos y me llenes de besos, para decirme que pronto estarás de regreso.

Que bonito sería verme de nuevo en tus lindos ojos y acariciar con mis manos tu hermoso rostro, que me enseñaras que la vida no se acaba con un adiós y que ahora tengo a un bello ángel que me cuida desde el cielo junto a Dios.

© Addel Córdova