Carta a mi niña IV «El Jardín de Marina» -Eduardo Ramírez Moyano-

Mil adelfas multicolor bajo dársenas y cúpulas cristalinas, donde besan los palmerales senos de savia y vaginas vivas, entre perfumes mágicos de matices cambiantes en el último confín.

Es el lenguaje de las flores lo que yo siento por ti, son peldaños de diamantes los que poso ante tus pies, para que subas a la Luna una y otra vez, y la pintes de escarlata fosforescente ante los diez mil ojos de la nueva especie.

Desearía llevar la Primavera a tu ser, inundarte de estrellas de libertad, ser el primer humano que pueda leer el Amor de tu alma, cual catedral.

Me hallo en una isla de frescor, abrazado a tus sueños velo, y vela en el farolillo, incienso en el salón-taller, anoche te quise tanto, y hoy te quiero más que ayer.

Mi niña durmiente, este humilde artesano nunca miente, si mañana yo te veo, no sé cuánto más puedo decir «te quiero».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


A %d blogueros les gusta esto: