De la Vida -Eduardo Ramírez Moyano-

Ante el devenir errante, sólo el secreto de las flores y el Amor nos muestran el estanque; en las noches cerradas y en los días plomizos, es el rocío de las estrellas enceladas mi camino.

Ante el fluir de la vida, nosotros, superficiales y profundos como el río; cambiantes igual que la muda de piel de los ofidios, somos guijarros que moldeamos nuestro destino.

Y, ante la gran pregunta, sólo cabe intuición, fe y creencia, pues conocer su respuesta contar todos los granitos de arena de un desierto sería en apariencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.