Siempre el silencio – Adelina Gimeno Navarro

SIEMPRE EL SILENCIO

Por esa mudez, inconsistencia verbal que desertificaba las situaciones sin llegar a un entendimiento, por ese distanciamiento a pesar de qué los vientos soplaban a favor.

Por eso se rompió, la cuarteada actitud de cada día nos absorbió, fue la insatisfacción común que olvidamos en aquel momento, sin pedirnos nada a cambio.

Dejamos de crear ilusiones, únicamente los reproches valían, de nada ayudó nuestro entorno, el que no cuidamos, ni parece ser nos importaba.

Mía culpa, suplanté a la madre, olvidé mi infancia, quedando la mujer que llena de vida reventó en su propia cara. Fui salpicada de mi propio hacer, haciendo deberes para aprobar una asignatura que me pertenecía y que nunca pedí.

Ahora el silencio se abre y su eco me rebota, vendrán esos tiempos mejores, me llegará la luz, y las ilusiones dejarán de ser un posible daño para resultar ser una bendición que me hace falta.

Adelina Gimeno Navarro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.