Los gorriones de su vagina -Eduardo Ramírez Moyano-

Sus gemidos de loba complaciente y belleza de loca con chispa me volvieron adepto a su causa. Sus ayes verticales y sus ojos en blanco disfrute de mi alma. Tendidos en la cama jugamos a lamernos sexos y miradas, mientras Eros contemplaba el surgir y resurgir de nuestros cuerpos desde la ventana.

Cayó la tarde y, ya en penumbra, cincelé un falo para que los gorriones de su vagina en torno suyo revolotearan, y yo no paraba, ni ella lo hacía, flotando por la Vía Láctea…

Desbocados como bestias de la carne y gozando entre burbujas de fotones, relinchábamos goces eternos, en un meneo que abarcaba todas las posturas imaginables.

Deseábamos cada vez más y más, cada vez más rápido, más fuerte, hasta que de repente , fluidos fosforescentes corrieron por todos nuestros conductos más ardientes, se colorearon nuestros iris, nuestros sexos y nuestros dientes, volamos, subimos al séptimo cielo, nuestros corazones se fusionaron y del nirvana corrimos el velo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.