Patio familiar y colectivo – Daniel Olivares Viniegra

Su barandal más risco y atalaya fue, que nunca prisión de volátiles sueños (por lo demás saturados de rocíos). De algún modo también –y reales regazos– úteros cuasimaternos y lenes los más de sus rincones. Sofoco de amaneceres tímidos, inciertos, ventanas y vanos, ligados a siempre felices y constantes–sorprendentes despertares. Revitalizantes bullicios, y calmas también (estas más de lo elemental y confortantemente necesarias); arpegios cilindreros a cualquier hora, más musicales retintines o campanillas, lo mismo que campanadas, por todas partes, hacia todas partes, por todas las razones, por todos los ecos y huecos de la memoria; incluso –y las más de las veces– esa… la que de todos es y que poco a poco va dejando de ser ajena.
Hogar al fin, entrañable, espinita entonces, y hoy a/penas caricia indeleble, grata(mente) alojada ya por ahí mismo, pero más en el alma, y en grado superlativo hacia lo más hondo y profundo de aquel temblorosito corazón… que andando era y que quedando (ahí) también (yo) fui.

♠ 

2 comentarios en “Patio familiar y colectivo – Daniel Olivares Viniegra

Responder a marcamar Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.