Neva – Mari Carmen Martín (Marcamar)

Se llama Neva.

Es blanca, peluda y suave…

por fuera.

Por dentro, puro carácter.

Su origen, desconocido.

La encontraron en la calle,

pequeña, sucia y aterida de frío.

Después, entró en nuestra casa

y ya nuestra vida quedó sujeta

a su existencia.

Su intensa mirada azul surtió su efecto.

Sus andares aristocráticos

y sus artísticas poses de modelo,

durante el día, cambiaban.

Al anochecer, sacaba la depredadora

que llevaba dentro. Lagartos, pájaros

y perenquenes caían bajo sus garras.

Tenía gran predilección por desafiar

a la gravedad, por lo que sus lugares preferidos

eran las tapias más altas de la casa,

donde dormitaba o vigilaba a los mirlos.

Hasta que un día, en un descuido, cayó…

cayó al vacío… Una cruel experiencia

para un ser tan delicado.

Meses de sufrimiento y mucho dolor.

Ahora ya está bien; pero solo puede observarnos

con la polifémica apariencia de su único ojo despierto.

4 comentarios en “Neva – Mari Carmen Martín (Marcamar)

  1. ¿“su único ojo despierto”? ¿En serio? Neva no tiene un ojo despierto y otro dormido. Sólo tiene un ojo. ¿Cómo se atreven a modificar el poema? ¡Corríjanlo!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.