Amainando – Eduardo Ramírez Moyano –

Las néfeles han dejado de verter su líquido celestial… Goteando todavía están los panderos de las cincuenta hijas de Nereo, pero ya me siento como Apolo en el Parnaso, por las dulces trías criado, las tres muchachas-abeja, relámpagos y truenos que se alejan, ¡oh, ninfas de la miel!, cuidadoras de mi cuerpo y de mi mente, satisfecha está mi piel, aunque tanta ninfa me vuelva demente…
La lluvia me ha dejado tan excitado, que las nalgas de las diosas dejando sus cántaros, la libido me provocan, ya sea el sonido hueco del agua, ya sus cuerpos que al alba destacan, ya sus traviesos tangas…
Escurriendo las últimas gotitas de luz, curvas carnales imposibles de miradas deseadas, cuerpos al viento de las nereidas desatadas, en el lago que hay debajo del tragaluz, salpicando en la penumbra siluetas desnudas, seres sicalípticos surcan mi buhardilla, me enciendo otro cigarro con la vela de vainilla, mientras mi plasma reproduce cameltoes para provocar a la Luna.

Foto: Internet

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.