Tu manantial -Eduardo Ramírez Moyano-

Aún recuerdo la noche en que derramaste tu manantial sobre mi sexo, embriagados de pasión animal, sustentados solamente por hileras de delfines holográficos, tragando licor azul y blanco liberado desde los ojos ardientes de tus pezones erizados.

Tu lluvia dorada en aquel instante me volvió loco, y galopé con mi potro hasta el fondo.

El cielo vaciló en estados imposibles y las estrellas cobraron una a una todos los colores del Universo. El día chupó la noche y ésta nos mojó también a nosotros, arrojando violines y orgasmos a la par, y medias yemas fosforescentes salieron de la mar, para rendir honor y memoria a nuestro polvo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.