La niña de Erasmus -Eduardo Ramírez Moyano-

Mofletes sonrosados y brillosos al compás del bailoteo de tu culo ampuloso, mi niña de Erasmus, en tanga juegas a de tu camiseta ponerme celoso, peligrosa pelirroja, ¡oh, las puntitas de tus pechos encadenan aún más mi existencia, sonrisa golosa, que mueves con insistencia, y mi víbora de un solo ojo enarbolas! ¡No pares, por favor, mi niña, no pares ahora!

Pandero exuberante como jamás vi antes, piel de oro y miel, pedazos de Cielo tus senos, y mariposas escarlata sobre tu vientre descansan.

Al caer la noche, nuestros dos idiomas jadearán el mismo aullido vertical cuando fusionemos nuestros cuerpos etéreos, Reina de mi Reino, y las hespérides darán fe de nuestro juego, cuando se aplaque el último fuego.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.