Mi corazón y unos zapatos

Mi corazón y unos zapatos

Mi corazón

no te importó.

Ni, cuando me perdí

ni, el camino que seguí.

Ni, si aún vivo,

tampoco te importó.

No te importó,

ni el precio que pague

para volver de nuevo,

viviendo al borde del relieve dónde colgué mis sueños.

Hoy, me atreví a salir

Descalza, tranquila,

buscando esa playa de arena fina.

Allí, encontraré mi corazón

Y mis zapatos mojados…

Remedios G. Tenza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.