¡Ay, Otoño mío! -Eduardo Ramírez Moyano-

¡Otoño legañoso! Que al alba nos traes las noches del frío, corrientes sopla Eolo de rocío. ¡Ay, Otoño primoroso!, estación es tu don de las primeras lluvias, y de los días más cortos. En torbellinos varios, superficies-espejo de bellos charcos, las hojas van bailando en corros como eternos corolarios.
Contraste de Primavera, cuando los poetas deliran alegría y también penas, sensación blanca y negra que se repitiera…
¡Otoño Magno!, que portas la pesadumbre de la melancolía en los anillos concéntricos de los árboles y su saber en las arrugas de cada pliegue y hoja.
¡Otoño silente!, mientras suenas a relente, me mezo en la brisa que arrojas, y sorbo desde la ventana de mi taza de café caliente a solas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.