Virilidad-Daniel Jiménez

No nos detenemos a pensar en el sexo.

Lo que pensamos, verdaderamente, está en la piel. 

En el mar abierto del placer.

¡En el maldito orgasmo!

Que -como bien sabemos- es la miel

que nace y fluye de otro ser.

Porque sexo por sí mismo

no representa nada.

Representa el vacío

de la existencia tan vana.

Pero piel.

¡Piel amado amigo!

significa muerte

y significa placer. 

Placer de los mortales,

refugiado en los cabales 

de la diminuta existencia humana.

¡Oh!, divinos placeres. 

Tan escondidos y groseros,

que parecieran ser eternos

como en el cielo los luceros.

¡Oh!, placer si me abandonas.

Ya mi vida está vacía.

Pues, quererla ya no puedo, 

aquella piel que fue tan mía.

No morimos en el cuerpo.

Nos morimos en la vida. 

Cuando queda en agonía

la raíz de la energía…

¡Divino! 

Divino aquellos días, 

de la frescura de mi vida, 

hoy egoísta juventud, 

ya te escondes de mis pasos.

Ya no pones tus placeres 

ni en mi piel ni en mis abrazos. 

Hoy placer cerramos trato 

y abro puerta a la salida.

Bien sabemos que esta vida 

trae debut y despedida. 

Da placer a nueva piel

y vanagloria juventudes.

Que la vida solo es sueño,

que se guarda en ataúdes.

Daniel Jiménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .