De anoche

Estando yo misma en llamas enciendo a otros. Jamás muerte. Fuego y vida.

Anais Nin

Te hubieras

quedado anoche,

después de rozarme tan cerca,

de respirar tu mismo aire,

de mirar tu andar,

tus pasos de hombre.

Te hubieras quedado,

A cinco centímetros,

a dos jadeos,

A milímetros de piel,

porque mi  sazón

de mujer

¡a punto

estaba!

¡Te hubieras

quedado

anoche!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .