Mont Ventoux | Bryan Freire

Una mañana, una tarde, una vida,

en el Mont Ventoux los dioses, al igual que los ebrios, se saben inmortales.

Insomnes sin sombra, gregarios desterrados de mil paraísos,

fluyen imbéciles entre la muerte.

Pasean sus miserias y deleitan al insomne.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .