Varas/ Carmen Asceneth

Un arma para defenderme
que me recuerde lo que siempre seré
hasta el día de mi muerte,
que soporte fresco de hojas y flores,
Luego un día, ya seca,
entre el fuego, ardiente.

Un bastón para guiarme en el camino
que sostenga mis huesos
y me deje en el punto más alto de la pendiente,
ahí donde el viento los convierta en polvo,
ahí donde por fin he de detenerme.

Un báculo para señalar al que ha de acompañarme,
o que me distinga de aquél que habré de alejarme,
de sabia luz,
de santa oscuridad,
de inmensa conmiseración por la nada
de mis penas y mis pecados.

Una vara,
una rama seca
que me sirva de timón,
de escudo
y de muleta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .