Espejo doble * Susana Argueta

Lloro con mi pluma
y sólo junto a ella;
me pierdo en el remolino de sensaciones
recurrentes y nuevas.

Ya todo se ha perdido
incluso antes de comenzar
y en este espejo roto
que es mi soledad,
te miro,
me veo,
como siempre,
me devuelves mi arcaica imagen.

Esa que soy yo,
la que nunca olvido,
la que he negado,
la que vuelve a llorar,
la que se quiere asumir total,

Te miro,
en el fluir cansado
de ese triste pasado,
en el remolino reticente
que es mi futuro.

Me miro,
en el símbolo perenne de mi destino,
en la incógnita secreta
que tu alma me dejó.

La joven, la vieja,
la misma amorosa tontería.
Pido perdón por estas líneas,
me estoy reparando, de nuevo,
el corazón.

Hueco/Felipe Medina

Construí, perseveré y fallé
al retener algo aquí,
en la efímera estación de mi pecho.
En mis espaldas llevo alas rotas,
y un hueco abismal en mi centro.
Soy un leve soplido que
no roza con nada,
ni mi palpitar resuena,
ya no más.
No más de sentir,
ya no más de volar.
La sideración me posee,
la consideración me abandona.
Así vivo, cabizbajo y por inercia,
no desfallezco por creencia
y me limito a sentado esperar
lo que nunca ha de llegar;
algo que llene tan grande vacío.

-LF Medina