ENJUICIAR/Adelina GN

No siempre la palabra es intención plena de ofensa.
Nunca los pensamientos pretenden crear lamentos.
En un carnaval de indiscreciones la ignorancia tiene la culpa.
Presagia el final, condena la barbarie, que la humildad cobije tus pensamientos
No hables, no proclames, siéntete olvidada, porque enjuiciada; ya estás.
Planea sobre un cielo azul de fondo, haciendo un curso especial de vuelo para llegar al paraíso de la verdad.
Nunca dudes de comunicar, de insultar con un “te quiero” con un saludo de amistad.
Valora en esencia, argumentar con las letras tu única defensa.
Adelina GN