Lumbre/Felipe Medina

Una llama impregnada de pasión omnisciente a mí,
enciendes,
apagas,
y vuelves a encender.
De las cenizas al carbón,
del carbón al fuego;
adrede
y sin presunción.

Yo, tumbado en el conticinio
que en mi lecho apantanado
me arrincona,
te dejo pasar
cada noche,
como el espanto y el rezo en uno,
como la peste y la cura en un tiempo.

Vuelves
a empalmar tus manos
con la concavidad hueca de mi pecho,
a incinerar este invierno,
a devolver la lluvia del suelo al cielo.

Y yo en reposo por fuera,
y mis demonios pávidos
entre alaridos, adentro,
muriendo de sofocación,
demostrando que el calor
calcina mi oscuridad
y me abre los ojos a la pasividad
—aunque efímera—
que me brinda la lumbre
que de tus caricias nace.

-LF Medina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .