Bendita / Carmen Asceneth

Bendita hambre que empuja nuestra carne por las noches a vestirse de cazador para saciarse. Bendito Sol que no se ahoga en la ceguera. Bendita  sed que anda por las tardes saltando charcos entre sobras de lluvia. Bendito  incendio del pasado que no olvida la piel para macerarse con sus recuerdos. Bendita luz del deseo…