PUERTAS CERRADAS/ Carmen Asceneth Castañeda

Las puertas de los templos están cerradas

No reciben a las almas en busca de consuelo.


Las puertas de ls fábricas están cerradas

¿A dónde irán los  pobres en busca del sustento?


Las puertas del moll están cerradas

Y no puede ser la Era del consumo.


Las puertas del colegio están cerradas

En fin ¡Qué más da el alfabeto!


Las puertas del banco están cerradas

se escuchan lamentos de Su Majestad el Dinero.


Las puertas del cine están cerradas

vacías las butacas de besos.


Están los parques desiertos

nadie mueve los columpios, ni los balones, no hay globeros.


Pero están abiertas las puertas de los hospitales

sus llamas blancas, como las del infierno.


Y están abiertas las puertas de los panteones

se reciben visitas sin importar la hora.