El juicio final

Que diminuto ser pensante
que agrede, vocifera y culpa,
que condena bajo la luna
y calla bajo el sol.

Caminante errante que escudriña
las mentes y conciencias agenas
con una vil excusa de ayuda.

Pobre alma escurridiza
que se anidada en la bruma
y fácilmente se desliza entre la gente.

Fiel al odio y enemigo del amor,
al caído escupe y al cordial ofende.
Muy indiferente al romance.

Pero al final de un túnel le aguarda
las propias penas amargas,
entre eternos vigilantes obscuros
que observan la transgresión.

Entre el castigo y la aflicción
de aquél que a su espíritu manchó
con un marca imborrable
que durante su vida adquirió
malgastando el reloj
creando banalidades
y cultivando rencor.

-LF Medina

“Juicio” por Tomas Riger (2016)

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. En definitiva es ajeno a su propia naturaleza…

    Le gusta a 2 personas

    1. Luis Felipe Medina dice:

      Es así. Pienso que el ser es bueno por naturaleza. Gracias por el comentario. Saludos.

      Le gusta a 1 persona

      1. La maldad siempre viene de afuera y es cada quien que permite su estadía.

        Le gusta a 1 persona

      2. Luis Felipe Medina dice:

        Tiene toda la razón. Hay quienes se adueñan de la maldad y la dejan florecer. Así como hay quienes optan por transforla en cosas buenas.

        Le gusta a 1 persona

      3. Luis Felipe Medina dice:

        Transformarla*

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .