MUNDO/ BEATRIZ HERNANDO

Soy un recuerdo de lo que fui,

el reflejo de una imagen borrosa sobre un charco de lágrimas,

el llanto de la humanidad que exhala su último aliento aún inconscientes de ellos,

almas que vuelan a mundos mejores.

Mundos en los que aún se cree en ellas,

en los que llorar es bonito, pero de emoción,

en los que dientes amarillos forman sonrisas,

sonrisas de auténtica felicidad,

porque el color aquí es una opción dentro de un arco iris, no una distinción.

Donde querer no es más, es mejor,

reír no es humillar, es bienestar,

perder no es tristeza, es independencia,

Donde elegir no es obligación, es libertad.

Mundos donde todo esto no sea mera fantasía sino pura realidad.

©Beatriz Hernando Moral 2020

Beatriz, gracias por la confianza y tu colaboración. Esperamos más aportaciones tuyas a nuestra comunidad poética.

©Poesía en órbita 2020

A TI – Addel Córdova

A ti que te dediqué los mejores momentos de mi vida.
A ti que te escribí mis más bonitas poesías.
A ti que te incluí en mis planes y con emoción caminaba de tu mano.
A ti quien fuiste mi prioridad, a quien nunca negué y a quien le regalé la mejor versión de mí.
A ti que rompiste mi corazón cuando te fuiste. Dime: ¿Qué se siente que alguien te ame de verdad?

© Addel Córdova
Libro: Un amor que rozó el cielo (2018).

CORONAVIRUS VII

CORONAVIRUS VII

Anoche llovió largas lágrimas la Tierra.
Hoy ha amanecido con bandadas de crisálidas rosas, fucsias y escarlatas. ¿ Será la represalia de las larvas contra el ataque abierto y declarado del Papa Azul hacia éstas? ¿ Acaso no será la siguiente fase en su mutación? ¿Se habrán rendido finalmente ante el poder del “club de los bichos poderosos”? ¿ Quién sabe?
Sólo sabemos que acaba de amanecer un nuevo y distinto día en CoronaTierra. Un día en el que la manifestación violenta de los niños-coleóptero vuelve a ser noticia en las redes.
El puzle de la recombinación genética campa a sus anchas por el tejido social del planeta. Una mariposa imposible abre sus alas ante tamañas anomalías, y la fuente de la que beben los niños-mosquito ha vuelto ha ser envenenada con falacias más duras que un puño cerrado.
Todo cabe en CoronaTierra desde que los niños-porcino hicieran su aparición. Nada ha vuelto a ser lo que era.
El mundo es un fractal deseoso de cambiar a cada instante, si es posible a peor. Ya no es que la realidad sea más poliédrica que nunca, es que los ojos reticulares de los niños-bicho también observan miles de situaciones superpuestas en el devenir de esta Era.
Es como una pesadilla sin nombre. Un mundo sin ley. Un horror sin rostro verdaderamente definido.
Por desgracia, es mi planeta natal.

Eduardo Ramírez Moyano

Agua escondida –Daniel Olivares Viniegra–


Nada corre bajo su vivir

sino el silencio.

Huecos del ayer

por los que se filtra el  viento.


Acá un pirú,

allá un ciprés;

y el único sendero cierto.

Tímida lluvia 

que aquí se arrulla

con la también sola 

permanencia de mi aliento.

Gota que filtra. 

Humedad de mi vivir

vapor y tiempo. 

Agua escondida: 

Laguna de mis pesares.

*

Gracias por utilizar las opciones: Tu voto, Me gusta y Compartir…