NINGÚN CONTACTO SOBRA

Desaparece la huella de tus dedos en mi piel, dejando un surco de amor que sin dudar reclamo.
Se destruye la sensación de calor en ella, cuando la desnudez de mi cuerpo acepta ser cubierta por el tuyo.
Agradezco esa suavidad ligera, que apenas descansa en mi dermis dolida por el enfurecido amor recibido.
Olvido pronto que me amaste sin respeto, y pido perdón, y acepto que arañes de nuevo la superficie escocida que llora sudor.
Amarnos es un placer, siendo momentos cruciales los que abogan por una amalgama de caricias que construyen mil deleites.
Todo gana, nada sobra, descubre que te quiero, dime qué me amas y dejemos que los gemidos ensordezcan los poros de nuestra piel que gritan de amor.

Adelina GN