Soneto “Alegoría del alma”

De arrastrarme por suelos y putrefacción
a levitar con el viento venidero del alba;
así la transgresión cubrió a cabal mi alma
y sobrevino a mi cuerpo una retaliación.


Tuve cárceles de temores en mi cabeza.
Estuve encerrado en una manzana de hiel
deseando disfrutar de libertad y de la miel
mientras iba creciendo en mí una corteza.


Me vi cegado por un blanco envoltorio.
Me resigné a que esperanza ya no había,
ni para mis enfermedades un sanatorio.


Hasta que vi una luz que alrededor nacía;
salí abriendo unas alas desde mis adentros
y comencé a volar con un alma renacida.

-Felipe Medina (Colombia/2020)

“Alegoría del ama” de Salvador Dalí

YO-LUNA/ Carmen Asceneth Castañeda

En mi novilunio abro una ventana hacia lo oscuro

me muevo/ me busco/ tropiezo.

Abro silencios sordos

los transito/ despacio.

Yo en creciente busco el sol

lo sigo/ lo toco/ escapo.

Entibio mi rostro

me quedo/ me quemo/ me voy.

En mi plenilunio se incendia la noche

que no es mi luz/ que no es mi nombre.

Cierro maltrechos espacios

los huelo/ suspiro.

Yo en menguante apago la voz

la muerdo/ tropiezo/ vomito.

Cansada tiento el bosque,

sin pudores/ grito..

Mi debilidad y mi fuerte

En tu compañía, me encuentro
en tu ausencia, me pierdo
eres sol en invierno
eres calma en este infierno.

Eres la faz de mi tierra
eres la paz en mi guerra;
guerra voraz entre mis miedos
contra el ideal de mis sueños
pues soy cobarde de actuar
mas soy un héroe al amar.

A ti te amo infinitamente
más allá del sol y de la muerte
tu guardián en esta vida y en la siguiente
me niego rotundamente a perderte.

Soy débil y tú tan fuerte
mas soy amuleto de tu suerte
fiel hasta que tu alma quede inerte
hasta el fin del fin voy a quererte.

Eres, mi eterna debilidad y mi fuerte.

-Felipe Medina (Colombia-2020)

(06/01/2020) Felipe Medina y Marcela González en las montañas.

LOS ÁNGELES EXISTEN – Addel Córdova.

Los ángeles existen, me ha tocado verlos, son la representación que el cielo ha tenido con nosotros en la tierra, brillan tanto como la luna, iluminan nuestros días tanto como el sol y llenan nuestros corazones de amor.

Los ángeles existen, llevan consigo los ojos más hermosos del mundo, un cabello que le gusta jugar con el viento y unos labios capaces de paralizar nuestra alma y nuestro tiempo.

Los ángeles existen, tienen el cuerpo de una diosa, unos brazos que dan serenidad, una mirada que da paz y tranquilidad, pero que también pueden desatar la más intensa tempestad.

Los ángeles existen, me ha tocado verlos, trátalos bien, pueden hacerte feliz, armarte, romperte y amarte a la vez.

© Addel Córdova
Libro: Un amor que rozó el cielo (2018).

ATE/ Carmen Asceneth Castañeda

No vuelvo a tocar la luz de la noche

porque de mi mano caen huracanes

y se incendian los ríos.

Que la generosa oscuridad envuelva el alba

y que en la aurora habite el consuelo del frío.

No vuelvo a emprender razones

porque las palabras provocan erupciones

y destruyen de la esperanza sus dobleces.

Que las sombras mantengan a resguardo mi lengua,

 y que la ingenua quietud no alerte santos sinos.

No vuelvo a invocar el fuego

porque me culpan los dragones

de que mis verdades  derritan la nieve

y Prometeo se burla de mis esfuerzos.

¡Total!

Que no se altere la planicie del camino.

Que no prevengan mis argumentos incautas ilusiones.

Y que me caiga infatua

Y que me quede muda

Y que me signe Larunda

antes que liberar mi boca.

Ate: En la mitología griega, Ate era la diosa de la fatalidad, personificación de las acciones irreflexivas y sus consecuencias.

Larunda: Diosa romana de la elocuaencia, a la que por castigo, los dioses quitaron el habla.