MADRE GAIA

No hagas ahora que vivamos el peor de los infiernos. Tú que pariste toda una infinidad de universales placeres. Enséñanos a aprender una amalgama de deberes, que nuestra vida aprenda de una lección paradigma. ¡Madre que ese deleite por ti no muera! Que no olvidemos nuestra esencia, que el amanecer envuelva a tus hijos. Que…