TANTO POR DECIR

Mucho que decir, nada que callar, tanto por decir… Caminó por un laberinto literario encontrando la salida a un olvidado fracaso. Abocó la masa gris parte de su saber en una hoja en blanco, leyendo el erudito lo que con sus lágrimas había escrito. Engalanado el autor que aunque novel agradece todo lo que puede…