19 Destellos

                                                                                           

¿COmo llegaste en un momento?

No sé cómo, y la verdad que al final es lo de menos

porque he aprendido tanto, de todos modos,

que aún agradezco tu espectro ¡Covid dichoso!

VIDeos inundan nuestros cerebros,

informes y audios que ya ni entiendo .     

Y día a día vamos comprendiendo

un día un poquito,

otro un intento,

y al siguiente día vemos que sí… que ahora entendemos

que has conseguido darnos en este largo confinamiento

DIECINUEVE regalos.

 

19 destellos.

 

UN regalo es verte todos los días.

Dos esa mirada tuya que me ilumina.

Tres las maravillas que he descubierto al mirar la luna,

al mirar las estrellas desde mi ventana en la penumbra.

Cuatro las mañanas y atardeceres

que guardaré en mi vida por si no vuelven.

Cinco el cariño de todos los que he encontrado

aquí en mi encierro, y sin siquiera poder nombrarlos.

Esos que ahora saludo del otro lado con el ansia perdida,

con alma encogida de verlos lejos

pero sintiendo todo el cariño que nos han dado.

Seis el saberme vivo.

Sentir el aire que hora respiro.

Sentir que puedo besarte, niño.

Sentir que puedo besarte abuelo.

Sentir que ante todas las cosas puedo… besarte luego.

Siete aprendí a aprender.

Aprendí que el niño puede enseñarme,

y el policía, y el barrendero,

el auxiliar, los militares y los doctores…

y he conseguido aprender de todos

porque en mi encierro he descubierto que todos,

todos… somos maestros.

Ocho las madrugadas que traen nostalgias.

He disfrutados de los momentos vividos tan añorados.

He trasnochado viendo tu cara tras una foto, en los retratos.

Y he disfrutado al verte vivo otra vez en mis recuerdos, al recordarte

y darte ese abrazo tierno… tierno y sincero.

Nueve las dulces tardes.

Qué maravilla romper los huevos y echar harina,

ponerle azúcar y poner la guinda a ese bizcocho que hizo mi niña.

Saborear lo delicioso que es compartir todo mi amor en la cocina,

porque el amor tiene sabor y ese sabor, lo da tu vida.

Diez la valentía y el coraje.

He descubierto que el ser humano estamos hecho de hierro forjado a fuego.

Que tras la capa de indiferencia que trae el estrés,

que trae el barullo de la rutina,

se halla la valentía del combatiente.

Porque somos audaz coraje si hace falta.

Porque somos feroz guerrero en la batalla.

Once la solidaridad que nos visita,

cuando vemos que sufren y dan su vida

héroes anónimos, que sin tener por qué,

dejan su sangre día tras día por darnos seguridad

y darnos aliento tras toda la adversidad.

Doce tengo el regalo de la música del cielo.

De los grillos que en la noche me cantan y dan consuelo.

Puedo escuchar a la brisa rozar la hierba al pasar,

y escuchar como la lluvia me sonríe cuando la escucho llegar.

Trece el arte de dibujar,

y de pintar y observar de lo abstracto a lo real.

Catorce hemos vuelto a disfrutar de la risa en los juegos,

de reírnos de perder, y reírnos de los miedos.

Hemos vuelto a ser niños,

porque al final, como dijo no sé quién, no hay que olvidar

que de ellos es el reino de los cielos.

Quince he vuelto a ser yo mismo.

Me he reencontrado otra vez

y me he sentido aquí mismo,

y hasta me he vuelto a querer.

Dieciséis me has regalado las lágrimas que olvidé.

He vuelto a llorar contigo

y he conseguido entender que llorar me hace más fuerte,

porque te puedo entender.

Dicisiete he entendido lo que importa de verdad.

Y lo que importa es la vida

y poderla disfrutar con la gente de tu vida

y contigo que me lees, si coincidimos un día,

en nuestro peregrinar.

Diciocho el regalo que nos da la realidad

de que seguimos unidos.

Diecinueve la esperanza.

Porque es la guía leal que te lleva a la victoria.

Esperanza compañera.

Esperanza victoriosa.

 

Y don Covid ha venido y se queda con nosotros,

pero nos deja el Cariño de todos los que vivimos.

El Orgullo de saber que seguiremos unidos,

que hay Valientes que han luchado, y valientes que han vivido,

y el Icono de esta lucha son nuestros héroes Dignos,

que nos dejan un recuerdo,

y diecinueve regalos que son tuyos… y son míos.

 

 

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. “porque en mi encierro he descubierto que todos,
    todos… somos maestros”.

    Gracias, muy lindo poema.

    Le gusta a 1 persona

    1. Genista77 dice:

      Me alegra que te haya gustado. Gracias a ti por leer y valorar mi poema.
      Un gran abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .