TUS PALABRAS/ Carmen Asceneth Castañeda

Podrías hundirte de un solo golpe otra vez en la nada, a donde van los muertos, a donde van los vivos que por propia voluntad se alejan. Yo me consolaría si me dejaras tus palabras como herencia. Sólo tus palabras subsistirían, separadas de ti, para darles un significado diferente cada día, como las palabras de la Biblia (de cada biblia de cada religión), inmortales y perpetuas. Sobrevivirían a tu voz y a las envidiadas mujeres a las que les has cantado, a las que les has susurrado peticiones de amor o de loca pasión.

Tus palabras, entre el mundo y tú harían de intermediarías, ellas mismas se transformarían en todo lo que eres (en tu realidad tan lejana y tan excluyente).

Palabras, inocentes de nuevo, pues tú ya no estarías para usarlas como cómplices, tristes tal vez como sin dueño, desconcertadas como un instrumento musical abandonado…

Tus palabras infinitas, capaces de dar o quitarme alegrías, me harán sorberte la vida y adornar mi cabello con sus luces multicolores.

Beso tus emes, tus eles, tus des y tus eses. Ésas que construyen palabras contundentes que tu voluntad ya no puede separar de mí… Acaricio los signos de puntuación por tus silencios y las sílabas tónicas de cada suspiro adivinado, los errores de dicción que pudieras haber pronunciado y hasta las conjunciones que por hablar rápido y atropelladamente hayas omitido… porque sé que antaño los originó alguna idea o alguna emoción surgidos de tus pensamientos o de tus momentos incesantes como el chorro de una fuente, surgidas de ti, de tu corazón.

Con sollozos pequeños o gritos desesperados, las escucharé mil veces. Ya no habrá otras voces, la música dejará de existir, mi cuerpo completo será un solo oído para recibir, como el mayor regalo, la dádiva de tus palabras…

Final del formulario

Principio del formulario

Solemos mimetizamos con el entorno, haciendo que no se note lo que de verdad somos, nuestros colores, nuestros contornos, y terminamos siendo parte diluida del mismo.

Sucede entonces que nuestro perfume se pierde y solamente emana nostalgias.

Una silueta también es fuerza y también es presencia.

Que no se pierda

Que No se muera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .